top of page

Crítica de La Mesías: La perturbadora genialidad de Los Javis

Estrenada en el prestigioso Festival de San Sebastián, se ha convertido en una de las sensaciones de este último trimestre del año

Póster de La Mesías (2023), la nueva serie original de Los Javis para Movistar+. Fuente: Movistar+

En un momento donde todos los productos audiovisuales que vemos parecen aborrecernos, cualquier muestra de creatividad es un rayo de luz en la oscuridad. En este caso, no solo brilla la originalidad de la propuesta sino también todo lo que la rodea: la calidad técnica se luce tanto como el guion.


La serie sigue a un hombre adulto llamado Enric, que se obsesiona con un grupo de música cristiana que se ha vuelto viral y que está relacionado con un pasado traumático al que debe enfrentarse.


Lo que diferencia a una buena serie de una mediocre es la capacidad no solo de enganchar al espectador capítulo a capítulo, sino de mantener la consistencia en cuanto a buena realización durante todos sus episodios, y Los Javis aquí lo consiguen sin lugar a dudas.


La Mesías está plagada de momentos difíciles de borrar de la memoria. Muchas de estas escenas están ambientadas a plena luz del día, pero su trasfondo es tan oscuro y tétrico que la historia se acerca más al thriller psicológico que al drama familiar. Esa atmósfera tan particularmente inquietante está muy conseguida en gran parte por la estupenda dirección actoral y por sus diálogos tan asombrosos como estremecedores. Además, sus inolvidables personajes y su pegadiza y espiritual banda sonora refuerzan la maestría con la que están dirigidos todos los episodios.


Fotograma: Carmen Machi interpretando a Montserrat en el capitulo 6 de La Mesías. Fuente: Movistar+

Durante toda la serie se hace una feroz crítica al fanatismo religioso, aunque predomina la constante ridiculización de las mentalidades anticuadas de la España rural de los 80.


A través del personaje de Montserrat, vemos un proceso de redención y evolución en el que la religión parece ser un refugio para tomar las riendas de su vida, pero no todos la conciben de la misma manera. La religión también implica dolor y sufrimiento, sobre todo para los dos personajes principales, los hermanos Enric e Irene.


Pero las seis hermanas también son víctimas, incluso más que sus hermanos mayores. El lavado de cerebro al que son sometidas las aprisiona más que el confinamiento perpetuo que viven en su propia casa. Ellas no son conscientes, pero el espectador se estremece porque toda la puesta en escena es tan creíble que es imposible no empatizar o sentirse vulnerable con las situaciones que nos presentan.


El corazón y la pureza noble que son capaces de transmitir esos hermanos son tan expresivas que es imposible ponerle alguna pega al trabajo fantástico y minucioso que hay en las actuaciones. Se nota el esfuerzo que hay detrás de la creación de cada personaje y el alma dentro de cada interpretación.


Además, la increíble compenetración de Ana Rujas, Lola Dueñas y Carmen Machi a la hora de interpretar a la complicada y temperamental Montserrat es digno de admiración episodio a episodio. Los gestos, la entonación, el lenguaje no verbal; realmente parecen la misma persona, y es que todas lo han clavado a la perfección. No solo han sabido adaptarse bien a la exigencia y a las características del personaje, sino que han sabido sacarle todo su jugo.


Montserrat podrá considerarse a sí misma como La Mesías, pero más bien debería llamarse La Mártir, porque, durante toda su vida, ella se ha expuesto al continuo sufrimiento que suponía el innecesario sacrificio de sus relaciones personales. Y todo con tal de seguir las directrices de un delirio religioso personal.



0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

コメント


コメント機能がオフになっています。
bottom of page