top of page

Desahogo: "Colegas haciendo música"

Actualizado: 25 nov 2023

Cinco amigos, una banda emergente y un objetivo musical que les une. Junto a Dani, el nuevo integrante del grupo madrileño, Desahogo pronto presentará nuevos proyectos


Con un poco de frío y acercándose la noche, en una terraza de Alberto Aguilera, me encuentro alrededor de una mesa junto a cuatro de los cinco integrantes de Desahogo. Entre anécdotas, cañas e infusiones, Manu (guitarra rítmica) rememora el origen del grupo. “Con 14-15 años, Martín (guitarra lead) y yo empezamos a tocar la guitarra y de ahí fue a hacer nuestras cosillas y a buscar más gente”. Por ello, le propusieron a Lucas (bajo), amigo de ambos, tocar el bajo para hacer un grupo entre todos. “Dijo ‘vengava’ porque se fue a ver a los New Order, que tienen un bajo guapísimo. Y luego, coincidí con Erika (voz) en bachillerato y como estaba siempre ahí en la mesa cantando, pues le dije ‘hey, estoy con unos colegas haciendo esto, ¿te rentaría?’, y ahí entró Erika”. Pero a la banda le faltaba la batería. Alguien de su clase había mencionado que un chico del instituto tocaba la batería. Le dijeron que si quería unirse a la banda, y así Chechu (anterior batería) completó Desahogo.


Mientras tanto, seguían formándose musicalmente. “Estuvimos tres años prácticamente haciendo cosas por nuestra cuenta sin subir nada ni dar conciertos pero realmente estábamos aprendiendo el instrumento y sobre la música”. Cuando encontraron la sala de ensayo, comenzaron a crear su propia música. Aunque al principio no buscaban un sonido específico, con su aprendizaje como banda empezaron a establecer una línea sonora objetiva, que Chechu no compartía. Así que Desahogo tuvo que iniciar la búsqueda de otro batería. Aquí es cuando entró Dani.

Cuatro de los cinco integrantes de Desahogo. De izquierda a derecha: Manu y Dani (arriba), Erika y Martín (abajo). Imagen de: Sofía Muñoz

Martín le comentó a un amigo la situación de la banda. “Y me dice ‘un chaval de clase, toca la batería, le mola el rock progresivo, toca en una banda de jazz’. Y yo como, ‘¿qué?, ¿cómo hemos conseguido esto?’”. Encontrar un batería es complicado, pero todavía más es encontrar uno de jazz. Y así, Dani conoció a Martín. “Un día estaba yo allí en el recreo, estábamos todos, y se me acercó Martín”, comenta, “y me dice ‘oye, ¿te molaría unirte?’. Entonces dije que por mí bien”. Poco después, quedó con el resto de la banda para ver si encajaban. “Estuvimos escuchando música, tomando unas cervezas. Nos conocimos un poco. Y ya me dijeron que 'palante' sin escucharme tocar ni una vez”. Con este encuentro buscaban conocer el gusto musical de Dani. “La mejor manera de conocer a tu integrante sobre todo para hacer música es qué música escucha y qué música toca”, explica Manu. Y Dani lo confirma. “Totalmente, te vas a meter en un proyecto como este, es un proyecto de pasar el rato. Obviamente queremos hacer la mejor música posible pero no es como ir al trabajo, quieres hacer música que te guste". Esto último define a Desahogo: son “colegas haciendo música”, en palabras de Manu.


El primer producto publicado ha sido su EP, Línea 3, que salió en 2022. “Teniendo en cuenta que desde un inicio no teníamos mucha idea de nada, estábamos dando palos al aire, lo que unifica el EP inicial es ser nosotros, pero no hay una unidad a la hora de querer explorar un sonido común”. A pesar de ello, Martín sí que ve una linealidad en las cinco canciones. “Yo creo que tú escuchas el primer EP que sacamos y no te parece que no suene unificado unas canciones con otras, sobre todo la voz de Erika hace que suene a algo en concreto. Pero nosotros realmente no nos estamos enfocando en un sonido, que es algo que ahora sí estamos integrando”. Para ello, han creado una playlist conjunta con artistas como Slowdive, la segunda mitad de Radiohead, Low o Whitest Boy Alive.


Aún así, Manu no está totalmente contento con el resultado. “El primer EP en general no me gusta mucho porque yo lo veo más como un proceso de aprendizaje”. Erika estuvo un tiempo sin escuchar el EP. “No sentía que hubiese salido lo que me hubiese gustado de verdad. Yo creo que se grabó un poco precipitado, sobre todo por mí, estaba en finales, no tenía prácticamente tiempo”. Aun así, era la primera vez que grababan piezas. “Con el tiempo hay que saber verlo desde la distancia, desde los errores y abrazarlo también”. Del mismo modo, con esa distancia Martín lo ve diferente. “Ya que ha pasado un tiempo, me gusta escuchar las canciones, a veces lo hago. Me parece que son canciones bonitas”. Dani no participó en este primer EP, pero sabe lo que conllevan esta clase de experiencias. “Yo también aclararía que nuestro primer EP es una puta mierda, porque lo que se viene no lo es”, añade Manu.



Desahogo. De izquierda a derecha: Dani, Manu, Erika y Martín. Imagen de Sofía Muñoz.

De las canciones que han compuesto, Manu no tiene favorita, pero sí de las que han sacado. “Hay una que la protegería con toda mi alma, que es You and I and her, que es un tema que quedó redondo desde el inicio, quedó redondo al final, con sus errores, sus fallos”. “A mi me gusta mucho porrok”, añade Erika, y Martín y Dani coinciden con ella. “Si te pones a escucharla de verdad te acoge con los brazos todo el ambiente que tiene”. Este tema también tiene especial importancia para Manu. “Fue un proceso mío de intentar de dejar de tener todo tan agarrado a nivel compositivo y ver que esto era una puta banda”. Asimismo, Martín está ilusionado con otros temas. “Ahora estoy muy contento con las dos canciones que vamos a sacar pronto. Se vienen cositas. Ska y Prados son temazos, es otro rollo”. Sobre Ska, Dani dice que “es la que más me gusta porque siento que es en la que más me he involucrado a la hora de que hemos cambiado mucho la batería. Es como la única que he compuesto, aunque no haya hecho todo”.


“Los primeros años de Desahogo no era consolidar una banda, sino aprender a hacer música”, por esto el guitarrista no veía mucho sentido en centrarse en dar bolos desde el principio. La primera toma de contacto con el directo fue un concierto de graduación en el patio de su instituto, en 2º de Bachillerato, donde tocaron La primera y Nostalgia, las dos canciones que por entonces tenían compuestas y que forman parte del EP. “La primera siempre ha sido la primera, la primera que se compuso, la primera que va en el disco y la primera publicada”. El segundo bolo que dieron fue este verano, y han sido pocas ocasiones en las que han estado en un escenario, “tampoco hemos buscado las oportunidades”, admite Martín. A esto responde Dani: “Ahora mismo estamos en un punto en el que igual es buen momento”, así que esperamos ver pronto Desahogo en directo.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarii


Comentariile au fost dezactivate.
bottom of page