top of page

"Donde Quiero Estar" análisis del álbum debut de Quevedo

El artista canario asiste a la cita de su primer disco y lo presenta junto a una película que rezuma cultura canaria, amor por la isla, y convergencia de ritmos y sonidos

Son las 00:00 del viernes 20 de enero de 2023, Quevedo estrena la película que acompaña a su disco "Donde quiero estar". El artista canario se consagra como músico de pleno derecho con su primer álbum de estudio, un trabajo de 47 minutos de duración y 16 temas que mezcla los escenarios de las islas del 922 y 928 con el reggaeton que ha logrado llevar a este joven artista a lo más alto en las listas internacionales.

Contraportada de "Donde Quiero Estar". Fuente: Marca

El disco comienza con una intro de Cruz Cafuné, cantante por el que Quevedo ya ha mostrado su fanatismo y admiración en más de una ocasión. La escena es tan simbólica como triunfante: tras un inspirador discurso pronunciado por Cruz Cafuné, comienzan las trompetas de Linton y conecta con el primer tema; "Ahora Qué". En esta canción Quevedo le canta al éxito, a la suerte y a la prosperidad, celebrando su situación actual y agradeciendo a la gente que le ha acompañado. Comienza así esta película, con Quevedo y Cruz Cafuné a bordo de un yate surcando los mares de las islas.


Tocamos tierra con el segundo tema, Yankee, en el que empezamos con el reggaeton. Es el género con el que más cómodo se siente, e igual de cómodo está en el videoclip que acompaña el tema; sentado en una roca en la orilla del mar mientras juegan al baloncesto. Los escenarios de la isla son los grandes protagonistas de esta película que acompaña al álbum, se nota el amor que profesan los artistas canarios por su hogar y Quevedo trata de relacionar este imaginario isleño con su sonido. Las calles estrechas por las que Cruz Cafuné iba en un Corsa viejo allá por 2018 vuelven a relucir con una nueva generación de artistas que nos muestran tanto el aspecto urbano como el natural de su zona.


Lo cierto es que aquí el disco empieza a desmontar lo que parecía que estaba construyendo, enlazando tres temas que ya habían salido antes como son Vista al mar, Playa del Inglés y Sin señal. Tres temas genéricos de discoteca que rellenan el conjunto pero podrían haberse quedado como singles. Pese a esto, Playa del Inglés simboliza una vez más el estatus de nuestro protagonista, que ha logrado conseguir feats como el de Myke Towers. Y de feats va la cosa, porque acto seguido tenemos Dame, con Omar Montes.

Quevedo vestido de Iscariot. Fuente: La Vanguardia

El disco sigue avanzando y la historia de la película con él, moviéndonos por los escenarios del 928 de la mano de Quevedo. Se agradecen las canciones que se alejan de las bases clásicas del reggaeton y destacan producciones como la de Kiddo en Luces Azules, que logra aportar variedad al conjunto.


Tras pasar por la ya conocida Punto G y la colaboración con JC Reyes en Muñeca, tenemos otro momento destacable en Me falta algo, un tema más sensible con Quevedo cantándole al viento a bordo de un velero con un piano emocional que supone un aporte diferente a los temas de reggaeton que predominan. A lo largo de todo el disco no deja de hacer referencias a sus principales referentes, en lo visual los veteranos podrán ver muchas similitudes con el imaginario de Moonlight922, mientras que en lo musical no deja de soltar frases y flows a modo de homenaje a artistas como Bad Bunny, Jhay Cortez, J. Balvin y Daddy Yankee.


Nos acercamos al final del álbum y todavía no sabemos dónde quiere estar Quevedo, entre todo el perreo y la fiesta el artista se muestra abrumado, con ansiedad según sus propias palabras en una entrevista ficticia al final de la película. Quevedo tiene algo que decir, aunque parece que se autolimita de algún modo. Finalmente se suelta las cadenas y se sincera en un último tema de nuevo con Kiddo a cargo de la producción, dejándonos uno de los mejores temas del álbum. Por fin Quevedo se aleja de los tropos del género y nos habla de "cómo se siente" y de como quiere sentirse, de lo que añora, de la nostalgia de su isla y lo mucho que ha cambiado todo.


Termina así este primer disco, con una amalgama de lo que define al artista, una exhibición de sus cualidades como cantante y de su versatilidad cuando le apetece. Es un disco que tiene sus momentos para brillar, algunos sonidos que no esperas en un primer momento y mucho reggaeton. Ya sabemos dónde quiere estar Quevedo, y como dijo Dr. Dre, cualquiera puede llegar al trono, la parte difícil es mantenerse en él. El tiempo dirá.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Os comentários foram desativados.
bottom of page