top of page

El Gavira & The Gang: Pus y otras bofetadas emocionales

A partir de Ayuso Dominatrix, su single más reproducido en Spotify, la banda no ha parado de crecer como la espuma. La semana que viene publican su primer álbum, del que nos hablan en esta entrevista.
por Claudia García e Irene Martínez


El Gavira & The Gang es un grupo formado por Pablo Gavira, Laura Navarrete, Alan Sajtroch, Mario Castillejo y Mauricio Aztor Ramírez. En resumen, el Gavira (Pablo) y su gang. La banda ha irrumpido en el panorama actual de la música indi(e) y el pop español.


Sus canciones, caracterizadas por el contenido irónico y satírico, hablan desde de la política española hasta de un amor que funciona a pilas. Temas muy variados que, desde luego, provocan a sus oyentes soltar más de una risa. Aunque muchos de sus títulos suenan a broma, detrás de El Gavira & The Gang hay un gran esfuerzo y dedicación, además de trabajo en equipo y, sobre todo, amistad. Esta semana hemos tenido la suerte de poder conversar con ellos, a raíz del nuevo disco que sacarán próximamente, Pus.


Gavira nos cuenta que al comienzo acudió a tres compañeros de clase: Iker (su antiguo batería), Mauricio y Mario (que se encuentran en la banda a día de hoy). “El Gavira en un principio empezó él por su cuenta, en su home studio, a hacer sus canciones y tal, porque él se manejaba muy bien con el ordenador y estas cosas”, explica Mario. "Se lanzó a publicar sus primeros dos singles y, tras la viralización de Ayuso dominatrix, que es la que más visitas tiene hasta la fecha, decide montar una banda para llevar el proyecto al directo y grabar más canciones”. Al principio, el proyecto estaba un poco cogido con pinzas. Quedaban pocas veces a ensayar e incluso Mau, el teclista, comenzó tocando el bajo eléctrico. Al verse en esta situación, la banda incorporó a Adrián Blanquisco como bajista para que Mau pudiese dedicarse a su instrumento y, de esta manera, surgió la primera gang de El Gavira. Tras la publicación de varios temas, Adrián e Iker dejaron la banda, y Pablo contactó con Alan para enseñarle su trabajo. “Cuando se fue Iker de la banda, yo le dije a Pablo que este proyecto realmente se centra en lo que es su figura”, asegura Alan. “Entonces está bueno que todos los músicos que lo rodeamos, la gang, sea un grupo de gente que pueda entrar y salir, pero que el proyecto siga siempre sosteniéndose”. Tras la incorporación de Laura al bajo, se formó la alineación actual y más definida de la banda.


El contenido de las canciones de la banda es un poco controvertido. “Pablo es la cabeza que crea la canción, el cerebro”, nos cuenta Alan. “Él la crea y nosotros la amoldamos un poco y le decimos: 'Igual esto no se podría decir'”. Lo que intenta siempre la banda es rozar el límite del humor, apurando bastante sin llegar a que los cancelen. Esta tarea es colaborativa, y cada uno cumple su función dentro del grupo. “Primero Alan, dándole una configuración real de sonido a todo lo que era el proyecto; luego, Mauricio tuvo una mente muy buena a la hora de idear estrategias tanto de mercado como en economía social, lo supo dirigir muy bien”, explica Pablo. “Mario es el mejor guitarrista de la escena, hace unos solos y unos riffs que le dan la profesionalidad a todo el proyecto. Iker tenía mucha caña y mucha experiencia en las bandas. Adrián y Laura son dos personajes que, si no existiera esa alegría dentro de la banda, ese buen pensar y ese seguir queriéndolo llevar hacia adelante, no se habría podido. Por eso, El Gavira es una cosa que yo siento que es mía, pero igual que siento que es mía mi vida con mis amigos. ¿Qué sería yo sin el entorno que tengo a mi alrededor? Pues lo mismo que con la banda. ¿Qué sería yo tocando solo en el escenario la guitarra? No sería ni mejor ni peor; El Gavira es ellos”.


Fotografía: Irene Martínez

Recientemente, la banda tuvo la oportunidad de grabar un tema en uno de los estudios más prestigiosos a nivel mundial, PKO Studios. Fue gracias a un concurso de bandas del Bar Pez Gato, del que salieron ganadores. “PKO lo que tiene es mucho equipo muy profesional. Son cosas que muy poca gente se puede permitir hoy en día, tal y como está la industria” afirma Alan. Tras mucho pensar qué tema grabar en este estudio, finalmente se decantaron por Indi(e), su lanzamiento más reciente, que fue producido por Dan Nisenson. Solo hicieron cuatro ensayos antes de la grabación definitiva porque, como afirma Laura, “tenemos mucha química, y eso se nota luego en este tipo de situaciones. Tenemos que grabar en una semana, y en una semana te sacamos la canción. Eso es un poco porque, al final, todos somos amigos”. “Una de las cosas que más me divierte de la banda es que yo no compongo bien, yo compongo rápido”, explica Pablo.


Y, ¿cómo es subir al escenario para El Gavira & The Gang? “Los conciertos son esto pero un poquito más nerviosos. El técnico de sonido nos pone nerviosos; a veces no, pero suele pasar. Y luego, pues consumiciones, y ya si eso tocamos”, cuenta Pablo entre risas. Desde la llegada de Alan todo está mucho más estructurado, de forma que Pablo tiene su espacio y parece que no hay ningún plan, pero todo está pensado al milímetro. Aunque la incorporación del metrónomo asustó un poco a Pablo, asegura que “ha hecho que todo lo que teníamos, que era esta cosa de dar trompicones, se convirtiera en una experiencia mucho más potente”. Esperamos que en próximos conciertos Mauricio aparezca en más fotos, pues las fotógrafas siempre parecen olvidarse de él.


El Gavira & The Gang en su concierto en Sala Siroco. Fotografía: Irene Martínez

Su nuevo disco estará disponible en plataformas la próxima semana. El disco se llama Pus. La razón es que mi padre con 20 años tuvo la idea de hacer una banda de punk que se llamara Pus, y que la primera portada fuera una persona explotándose un grano de pus y que en el espejo apareciera la palabra pus escrita con pus. Entonces, yo me lo tomé como una oda hacia mi padre y todo lo que me había dado, que lo quiero un montón. Eso en cuanto a la imagen de todo lo que es. Las canciones son toda una oda de amor a mis amigos y lo bien que me lo he pasado”, explica Pablo. Respecto al contenido del disco, según Laura, “es un poco una sucesión de bofetadas porque de repente lloras con La jodienda máxima, y te ríes con cualquier otra como Amor a Pilas”. Esperamos no salir heridos de esta experiencia. Pablo y Mario, por otra parte, explican que si hay un tema en el disco que plasme a la perfección la esencia de Pus es Pluriempleado. Pablo explica: “Al final yo creo que ahí se define todo lo que es, lo que para mí es este disco, que es haber encontrado algo con lo que me siento muy cómodo trabajando. Pero esa me parece que es una moneda que está de canto entre la coña y lo serio. Además, me gusta mucho no solo a nivel estético-musical, sino también que a nivel de sonido me parece que es de las canciones que digo: esto tiene que ser El Gavira”.


Portada de Pus, el próximo álbum de El Gavira & The Gang

Así que, si os apetece recibir bofetadas emocionales de El Gavira & The Gang, os invitamos el 15 de diciembre al café La Palma (hora a confirmar) para escuchar en directo Pus. O bofetadas literales si participáis en el pogo. O incluso el bajo de Laura si se acuerda de apagar el pedal afinador.



Fotografía: Irene Martínez

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page