top of page

Entrevista a Tony Donald: "queríamos hacer una fiesta de colegas para colegas"

Hablamos con el influencer y miembro fundador de Casa Pepa sobre esta fiesta, su trayectoria profesional y la escena de la noche madrileña

Antonio Villalba, más popularmente conocido como Tony Donald se describe como una amalgama homogénea de doscientas disciplinas diferentes, una persona inquieta y creativa a partes iguales. Estudiante graduado en bioquímica, con una mención en biotecnología, experto genetista y con máster en medicina regenerativa y terapia celular. Todo repartido entre Andalucía, Alemania y Madrid. Pese a este impoluto currículum, Tony acabó quemado de toda esta vida de investigación científica y tampoco veía que fuese un campo que abra puertas. Decidió buscarse la vida por su cuenta aprovechando su experiencia y presencia en redes sociales desde 2009. Desde entonces lleva saltando de proyecto en proyecto, covirtiéndose en la personificación de aquella frase de Jay-Z: “I’m not a businessman, I’m a business, man”.


En 2020 montó su propia agencia de marketing con su socio, pero la pandemia les pasó factura y tuvo que reinventarse en cuarentena, momento en el que empezó a trabajar como freelance para más tarde acabar en su agencia actual, Havas. Para Tony no es suficiente con estar detrás de las cámaras creando contenido para compañías y a la vez estar ejerciendo de influencer a tiempo completo, así que en 2021 junto con su compañero Iván Olano comienzan a organizar una nueva fiesta en la escena. Bautizan este evento como Casa Pepa y nace como una alternativa para rellenar un hueco dentro de la escena de la noche madrileña. Una fiesta con tintes más urbanos, desde lo musical hasta lo estético, que ellos mismos definen como una fiesta de colegas para colegas.


Entrevista con Tony Donald. Fotografía: Irene Martínez

-Tienes pasado como twittero, youtuber y streamer. ¿Qué sacas de cada medio?


Twitter fue mi primera conexión con redes sociales, una ventana para decir mis chaladuras y subir mis fotos y vídeos. Aunque empecé a formar una comunidad por Snapchat, me acabé mudando a instagram. Era una época en la que no habían macroinfluencers como ahora, tener 10.000 seguidores ya era una locura. Twitter me dio el tono y el interés por las redes. En Youtube me acabé desencantando un poco, yo era muy perfeccionista y no era una plataforma que te ayudase a llegar a más audiencia. En Twitch me aventuré después de pensarlo mucho, pero por falta de tiempo lo abandoné. Quién me daba de comer al fin y al cabo era Instagram, mi comunidad siempre ha estado ahí y por eso nunca lo he dejado de lado.


-Da la sensación de que antes tratabas de destacar a través de tu imagen personal pero al final has acabado centrándote en tus proyectos y el estar detrás de cámara. ¿Cómo ha sido ese cambio?


He ido transformándome con las opciones que me ha dado cada plataforma. Siempre he hablado de lo que hago, y puesto que ahora estoy todo el rato haciendo proyectos fue una transición muy natural. Está guay que se te conozca por proyectos y no solo por tu cara. Con el tiempo he aprendido a disfrutar de que la gente te reconozca por haber estado detrás de alguna campaña. Al final es meterte más en el perfil profesional que en el perfil de imagen, que eso no quiere decir que no sean profesionales los que venden su imagen, pero sí que es verdad que al final quieres tener algo de intimidad y desde mi posición actual creo que puedo permitírmelo.


-Eres un hombre de contactos. ¿A cuántos conocías de antes y cuántos has conocido por tu estatus actual?


Conozco a mucha gente que también está metida en proyectos y con los que he trabajado desde hace mucho tiempo. Respecto a la gente nueva, más que estatus diría que ha sido el roce de ir a eventos y coincidir con gente. Siempre ha sido súper natural, nunca he ido buscando eso.


-¿Cómo, cuándo y por quién surge Casa Pepa?


Casa Pepa se empezó a gestar de borrachera en el verano de 2021. El nombre vino de casualidad, lo elegimos para darle un toque castizo aparte de underground y funcionó muy bien. Más tarde descubrimos que en Málaga, en el pueblo de Carratraca hay un restaurante de una señora mayor que se llama precisamente Casa Pepa, y nos pareció bonita la coincidencia. Desde el principio queríamos dar espacio y representación a la música urbana española en la noche, luego la fiesta ha ido evolucionando y se tocan muchos géneros. Siempre suenan canciones que son especiales para la gente y que no les ponen en otros sitios, véase Yeat, Playboi Carti, El Virtual… Desde siempre les hemos dado a nuestros DJs libertad absoluta para que hagan su movida a nivel musical.


Entrevista a Tony Donald. Fotografía: Irene Martínez

-Hablando de Casa Pepa, la variedad de géneros es una de sus características. Háblanos de tus gustos musicales.


Me gusta mucho la música underground. Me gusta empaparme de todo el storytelling que hay detrás de los artistas, creo que hay algo mágico en eso y también me parece la música más pura. Entre mis artistas favoritos se encuentran Enry-K, El Virtual, Drake, Rosalía, Albany… La idea principal de Casa Pepa que teníamos mi socio y yo era hacer algo urbano y que conectase con la gente, veíamos artistas que tenían un peso a nivel nacional pero no sonaban en la noche. Se demuestra cada vez que sale alguien y dice “He ido de fiesta y me han puesto a Hoke”. La gente sabe esto y viene a expresarse con su ropa, a cantar a grito pelado esas canciones que no les ponen en otro lado, y podemos presumir de que hemos creado la fiesta con más buen rollo del panorama. La gente sabe que va a encontrar a gente como ellos que no tienen una representación de sus gustos musicales en la noche y todo el mundo se acaba haciendo colega de todo el mundo. También me gusta mucho la música techno y las fiestas que más disfruto son las de hard techno. (aka boquetes berlineses oscuros de reventarse la cabeza)


-¿Cuál es tu opinión respecto a la noche madrileña “mainstream”?


A la gente que viene de fiesta a Madrid desde otras provincias lo primero que se le viene a la cabeza es Kapital, Fabrik, Teatro Barceló, la zona de Chamberí... Pero al final esas fiestas se resumen en "Top 100 Spotify España", con botellas y bengalas, pero tiene que haber fiesta para todos. Para nosotros es muy importante conocer el equipo de la Sala Sol. Nosotros como promotores ponemos la comunicación de la sala, los DJs, toda la imagen y el marketing. La sala nos proporciona a su personal, que va desde los porteros a los camareros que hay en la barra. Dependemos de su infraestructura porque no podemos aspirar a ser dueños de sala en Madrid sabiendo lo complicado que es conseguir una licencia en el centro, y siempre se han portado genial con nosotros y con la gente que acude. Nosotros creemos que el rollo es algo muy importante y para ello hay que darle espacio a los DJs que gracias a Dios están cogiendo esa importancia que se merecen, pero parece que en otras salas y fiestas prefieren jugar sobre seguro y hacer lo mismo que hace todo el mundo.


-¿Hay algún local o evento al que consideréis vuestra competencia (Antídoto por ejemplo)?


Antídoto por ejemplo ahora se ha distanciado un poco de nuestro rollo y se está centrando en la escena electrónica. Ha tenido un salto importante y están fichando a artistas internacionales. No considero que Antídoto sea nuestra competencia por su estilo y porque hay pastel para todo Madrid


-¿Qué supuso poner en marcha Casa Pepa, el contacto con la sala y con los artistas?


A Iván y a mí nos ayudó mucho hacer el ejercicio de montar un portfolio en el que especificábamos a qué público nos dirigimos, que imagen íbamos a utilizar, cuál va a ser el sello distintivo… Luego había que enseñárselo al programador de la sala. Tanteamos unas cuantas salas pero en Sala Sol nos escucharon, fuimos a ver la sala y nos gustó, además buscábamos una sala con tarima y acústica para poder hacer showcase y DJ set. Ahora tenemos muchas ideas a la hora de evolucionar con la sala, queremos hacer cosas artísticas con gente que esté pintando o haciendo graffiti.


En cuanto al dinero, nosotros trabajamos a comisión, la sala se lleva una parte de lo que sacamos tanto por la entrada anticipada, como por la barra pasando por incluso el ropero. Cuando empiezas en esto no sabes si vas a poder afrontar el pago, rezas porque funcione, la sala nos dio una fecha para ver que tal funcionábamos, y aquí estamos a día de hoy.


Entrevista Tony Donald. Fotografía: Irene Martínez

-¿Cómo ha sido el paso de organizar una Casa Pepa cada mes o dos meses a montar dos o tres por mes?


Ha significado muchas peleas con mi socio, mucho agobio y estrés para poder cuadrarlo todo. Esto lleva mucho trabajo, tanto los regalitos que incluimos con las entradas (que ya veréis que añadiremos cosas nuevas) y sobre todo hablar con los DJs y los artistas. Ahora estamos logrando coger ritmo y cada vez tenemos más acotadas las cosas y más delegado hasta donde llega cada uno.


-¿Cuáles han sido los mayores aciertos y las mayores dificultades a nivel organizativo?


En cuanto a los aciertos, creo que hemos tenido una comunicación diferente, en todo momento hemos dejado claro que es una fiesta de colegas para colegas. Lo más difícil ha sido rentabilizar la fiesta, de momento va bien pero estamos trabajando y cuidando mucho esto. Todo lo que ganamos lo invertimos en la propia fiesta. Nos está costando dejar todo de lado para centrarnos en esto. Somos conscientes de que en esta oferta que estamos haciendo basada en el panorama underground no podemos vender entradas a treinta euros, aunque estamos trayendo a artistas con mucho caché.


-¿Qué tal la relación con los DJs principales actualmente en Casa Pepa? (La Vida de Jaime y Batanero)


Conocí a Jaime a raíz de unos amigos en común hace mucho tiempo, él también tiene su propia fiesta en Málaga (Snapper Sound Machine) que es más fresquita, house y tropical. Él también tiene su agencia, es creativo, produce, y por eso tenemos muchas cosas en común. A Batanero lo conocí hace 2 años en Cádiz, le vi pinchar y me encantó su energía. Ambos tienen un estilo característico y se nota que escuchan la música que pinchan. También quiero hacer un shoutout a Sandro Jeeawock que hace una movida muy chula. Le tenemos echado el ojo también a Brava que también mete una tralla impresionante.


-¿Cuál es el siguiente paso para Casa Pepa, hay planes de futuro?


No te puedo desvelar nada de los próximos artistas pero se vienen cositas. A nosotros nos encantaría meternos a hacer merch porque creo que tenemos potencial como marca y también nos gustaría personalizar un poco más la sala. No hay intención de cambiar de sala todavía, muchas veces no llegamos a llenar el aforo, y además nos funciona muy bien de momento. Cuando vengan artistas más gordos tendremos que estudiarlo, y nos han llovido ofertas, pero como trabajamos tan bien con Sala Sol no nos planteamos movernos. Nuestra idea de momento es seguir creando comunidad y creemos que vamos por buen camino. Intentamos evolucionar con nuestro público, es importante estar en constante cambio para sorprender. Queremos que todo el mundo haga de Casa Pepa su fiesta, que sea su safe place y que se traigan a su grupo de amigos, que hablen de la fiesta como si fuese suya.


Entrevista Tony Donald. Fotografía: Irene Martínez


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page