top of page

La gran acogida de La Paloma en Ochoymedio

El pasado 4 de noviembre la banda presentó en concierto su primer álbum Todavía no en la sala madrileña Ochoymedio. Hacía bastante que el grupo no tocaba en la capital, lo que se notó por el acalorado recibimiento del público



La Paloma en Ochoymedio. Foto: Pablo Quevedo.

Juan (batería), Lucas (guitarra y voz) y Nico (guitarra y voz), son los integrantes de La Paloma. Aunque su recorrido temporal es breve, ya que crearon la banda en 2020 poco antes de comenzar la pandemia, su trayectoria musical no lo es. Desde sus populares Palos y Bravo Murillo, hasta su última publicación, La edad que tengo, no han parado. Han tocado en varios festivales por toda España este verano, y se les echaba de menos en la capital.


Así, su bolo en Madrid comenzó con CORTE! como telonero, que preparó el ambiente con sus movidas y sorprendentes canciones. Tan sorprendente fue una de ellas, Una Rata, que cuando sonaba este tema en el escenario invocó lo que su título anuncia: una rata (una persona con máscara de rata) que bailaba al son CORTE!.


CORTE! en Ochoymedio. Foto: Pablo Quevedo.

En este ambiente caldeado, el artista abandonó el escenario para, tras unos minutos de descanso, dar paso a la esperada banda. La Paloma arrancó su bolo sin rodeos, con la canción que abre su disco Todavía no: Sigo aquí. Y siguieron con algunos de los temas de Una idea, pero es triste, como Ya está, alternados con los del álbum, como El adversario.

Apenas hubo descanso en la sala. Los constantes pogos iniciaban al poco de escuchar las primeras notas, al mismo tiempo que los cantos de las letras se escuchaban con fuerza. La música de La Paloma es intensa, y su público está a la altura. Las letras llegan a su gente, y todavía más con la conexión con la música y con los propios artistas que ofrece el directo.

“Vente a casa, nada pasa, nada pasa”, es una pequeña parte de la letra de un nuevo tema que tocaron en el bolo y que aún no ha salido a la luz. Con un público tan poguero como el suyo, relajaron el ambiente con Cosas sencillas, que tuvo tan buena acogida como el resto de su repertorio. Su último lanzamiento, La edad que tengo, no faltó, al igual que su conocida y madrileña Bravo Murillo, de la que dijeron nuestra ciudad y la mejor calle del mundo”.

La Paloma (Nico) en Ochoymedio. Foto: Pablo Quevedo.

Su despedida fue breve tras Bravo Murillo, pero aunque La Paloma había desaparecido del escenario, el público quería más; quería Palos. Los murmullos empezaron a llenar la sala, y se convirtieron en un canto conjunto de “Quiero que me vuelvas a explicar lo que ha pasado”, en bucle, como bien anuncia Palos. Minutos más tarde, la banda reapareció sobre el escenario para ahora sí dar cierre al bolo. Pero antes de dar al público lo que tanto quería, tocaron Quejas célebres, y Lucas se lanzó sobre la multitud. Un bolo intenso, emotivo y repleto de pogos.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page