top of page

La Paloma genera devoción en Barcelona

Actualizado: 24 nov 2023

La banda de guitarras madrileña reventó la sala Para·lel con la presentación de su nuevo álbum Todavía no, por primera vez fuera de casa


Primer Infant dejó al público calentito y menos mal, porque Nico, Lucas y Juan vinieron a hacernos levitar entre pogo y pogo. La recién sacada del horno La edad que tengo no sorprendió a los fans, que la cantaron entregados al igual que el resto del repertorio. No faltó su primer y mayor éxito Bravo Murillo que ensalza el regustillo a Madrid que tiene La Paloma y cerraron invitando a Shego al escenario con Palos, coreado por todos y dejándonos con la duda: es obvio que queremos que nos vuelvan a explicar lo que ha pasado.



Juan, Lucas y Nico - Fede Mania

Primero el Ochoymedio y ahora la Para·lel, su carrera está en plena efervescencia y todavía les queda una gira por delante que se prolonga hasta 2024, con fechas aún por confirmar. Por suerte tuvimos el placer de sentarnos con ellos en el camerino para que nos contaran todo lo que están viviendo este año.


Reventasteis el Ochoymedio, he escuchado hablar de ese concierto en calidad de festividad religiosa. ¿Cómo fue?


N: Lo bonito del Ochoymedio fue la energía que se generó. Fue particularmente interesante. Creímos que sería un concierto y de repente se convirtió en un concierto. El público era muy denso, gente devota.


L: Además tocar en Madrid es un poco un oasis. Es como estar en casa.


Presentasteis el álbum en ese concierto también, ¿cómo visteis al público?


L: Primero lo presentamos en el festival Tomavistas, pero la presentación oficial en la gira fue en el bolo de Madrid.


N: Es justo la primera vez que empezamos a ver a nuestro público. En los festivales no sientes tanto que sea solo tu gente y parece que muchos se han subido al carro con nosotros.


Vuestro recorrido como banda no dura más de dos años, pero habéis evolucionado muy rápido.


N: Ha sido poco tiempo, pero mucho recorrido, sí. Al principio íbamos un poco más acelerados de lo normal porque hubo unas primeras canciones que se lanzaron mucho, como Bravo Murillo hace tres años.


J: ¿Tres? Fueron dos.


N: Wow. Bueno, nuestro carrera no ha sido meteórica, pero ha ido rápido.


L: Igualmente es curro. No tenemos prisa y creemos que hemos demostrado que nos hemos tomado el tiempo necesario para hacer bien las cosas. Entiendo que parece que vas como pollo sin cabeza, pero hay mucho trabajo detrás.


¿Vivís de esto?


N: Todavía no, pero estamos en ello. ¿A que sí?


J: Es que comemos demasiado. (Ríen).


¿Cómo os veis dentro del panorama nacional independiente? ¿Apuntáis alto?


L: Mucho. La percepción de competencia entre bandas es un tema un poco tóxico que no tenemos en cuenta para nada. Tú tiras millas sin mirar lo que hacen los demás.


N: Evidentemente se ve y puedes hacer tus cábalas, pero lo importante es tener tus propios objetivos.


J: La sala más grande de España, por ejemplo. (Ríen).


N: Vendrá cuando tenga que venir. Un WiZink en un año me parece poco.


Leyendo sobre vosotros he visto que os etiquetan mucho con el asunto generacional. Vuestras canciones se ven como himnos generacionales. ¿Qué pensáis sobre ello? ¿Es vuestra intención?


L: El asunto generacional es una etiqueta periodística que, al fin y al cabo, agradecemos y nos la tomamos como un cumplido. Nosotros buscamos vernos en nuestras canciones y mucha gente se ve en ellas también. Ahora a eso lo llaman generacional, pero en nuestros conciertos tenemos público de todas las edades, por encima y por debajo de la nuestra.


N: Es muy complicado hacer algo generacional teniendo la intención de hacerlo. Si a un periodista cree que define a una generación, nos parece bien. Al final es una muestra de que somos un grupo de letras con las que es fácil identificarse, pero ¿generacional? Bueno, Rosalía es mucho más generacional que nosotros.


J: Y la Coca-Cola Zero también.


N: Parece que decir que eres generacional es un eufemismo para referirte a jóvenes que hacen las cosas bien.


También se habla mucho del sentido de urgencia en vuestros temas, el no sentirse bien con el sistema y tener que hablar de ello. “Polvo” es un enfado total, ¿no?


N: Mi amigo (Lucas) estaba rayado ese día. (Ríen)


L: Polvo habla sobre una amistad que tuve. Espero que de aquí a diez años nuestras letras cambien. La urgencia y lo generacional no son nuestros objetivos.


N: Lo importante es que no nos lo creamos. Espero no llegar a casa un día y creerme que somos metralletas de himnos generacionales.


¿Y el género? Otra cualidad que os atribuyen es venir a dar esperanza al género.


L: En el panorama actual hay muchísimos grupos. Como siempre, cuando hay abundancia hay mucho de lo bueno y mucho de lo malo.


N: Piensa que nosotros no estamos encajados en un grupo endogámico de bandas en Madrid. Vamos conociendo gente y tenemos una sensación mucho más amplia que hace dos años. La comunidad es más grande y más homogénea.


L: Dar esperanza al género tampoco es un gran cumplido. Queremos ver en nosotros algo lo suficientemente especial. La música debe cambiar y queremos aportar algo bueno.


N: Ahora hay una obsesión por comentar a qué te recuerda un grupo y relacionarlo con el pasado. Atribuirle la recuperación de la esperanza en el género a nuestros temas le da un peso a la parte vintage. Sigue habiendo peña que hace música a su rollo y sigue habiendo muchos intereses en el público, pero eso no puede ser lo que mida la calidad de un proyecto. Ahora estamos subiendo números y pensamos que la competencia de generar pódiums en listas de éxitos reduce el valor de lo que hacemos. Igualmente, estar en la conversación siempre es bueno, es reconocimiento.


Hablando de números, Bravo Murillo ha llegado al millón, pero Palos, del mismo EP, esta en las 800.000 escuchas siendo una canción con una letra particular. ¿Qué es lo que la hace tan popular?


N: Palos en directo aporta una dimensión muy rica y eso es lo que la ha impulsado. No somos los primeros que hacemos esto con una letra, pero sí parece que gusta mucho al público.


Con la gira en marcha, el álbum y el single nuevo parece que lo tenéis todo cubierto. Mirando al futuro, ¿cuál es vuestro objetivo?


J: Ser la esperanza del rock y ser generacionales. (Ríen)


L: Creo que como artistas, cuando estás en el foco tienes un compromiso con el progreso de la cultura en tu país y está en tu mano que la música de guitarras española tome una dirección u otra. No va solo de canciones y números, va más allá: lo que nos gusta, lo que le gusta al público, lo que queremos decir…


Portada de "Todavía no"


La Paloma nos despidió y poco después entraron al escenario. Una hora de devoción en su máximo esplendor. Sus ambiciones son claras y sus proyectos de calidad. Todavía no, publicado en febrero de este año, ya cuenta con cientos de miles de escuchas y su música forma parte de la influencia candente en muchas de las bandas emergentes del panorama español. ¿Generacionales o no?

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page