top of page

La selección femenina cierra el año a lo grande

España consolida su pase a la Final Four de la Nations League con una victoria frente a Suecia y sella un 2023 histórico



El martes pasado España se enfrentaba a Suecia en el último partido de la fase de grupos de la Nations League. La selección sueca estaba condenada a pelear para no quedar tercera. Pero las jugadoras españolas venían de una derrota y no iban a permitir otro tropiezo. El partido empezó de la peor manera posible: a los 38 segundos, Zigiotti Olme adelantaba a Suecia. Tras el descanso, la campeona del mundo sacó su estrella a relucir. Los goles de Salma, Athenea, Fiamma y los dos de Mariona dieron la victoria al combinado de Montse Tomé y un soplo de aire fresco al equipo. 


La selección femenina atraviesa un momento glorioso a nivel futbolístico. El mejor ejemplo, el pasado mes de agosto. Las jugadoras españolas alcanzaron la gloria con la conquista del Mundial y dejaron una marca imborrable en la historia de nuestro deporte. España llegaba a la finar tras quedar segunda en la fase de grupos y derrotar por 2-1 a Países Bajos y Suecia. El gol de Olga Carmona en el minuto 29 dio un triunfo inolvidable. España era campeona del mundo. “No puedo pedir más, es un sueño” decía Aitana Bonmatí, MVP del torneo, al finalizar el encuentro.



Las jugadoras levantan la Copa del Mundo. Fuente: RTVE

Sin embargo, el deporte siempre nos deja episodios grises en los mejores momentos. El famoso beso de Rubiales a Jenni Hermoso marcó la entrega de medallas a las campeonas del mundo. En la Asamblea de la RFEF, el entonces presidente afirmó que se trataba de un “beso espontáneo, mutuo, eufórico y, sobre todo, consentido”. Cuando dijo que “el falso feminismo en España es una lacra”, el entrenador, Jorge Vilda, le mostró su apoyo. Unos aplausos que le costarían su futuro en la selección. 


El sindicato FUTPRO emitió un comunicado firmado por las futbolistas. En él se decía que las jugadoras no iban a volver a la selección “mientras continuaran los dirigentes actuales”. El peor clima estaba aún por llegar. Vilda fue destituido. Monste Tomé era la nueva seleccionadora. La entrenadora asturiana conocía muy bien el vestuario: cinco años en el equipo técnico y miembro de la dirección técnica en la selección sub-17 y sub-20. Pero la figura de Tomé no cumplía del todo con la petición del comunicado. 


El 22 de septiembre se inició el camino hacia los Juegos Olímpicos de París 2024. Y, otra vez, insólitos acontecimientos volvían a suceder. Tras la convocatoria de Monste Tomé, las jugadoras españolas amenazaron con no viajar para disputar la Nations League y dejaron clara su “firme voluntad de no ser convocadas por motivos justificados”, con la misma postura del 15 de septiembre. Este hecho obligó a Victor Francos, presidente del CSD (Consejo Superior de Deportes), a acudir a la concentración en Oliva (Valencia) para remediar un conflicto evidente y que parecía insalvable. 


Como resultado, 21 de las 23 jugadoras decidieron viajar, a excepción de Mapi León y Patri Guijarro. La entrenadora afirmó que eran las mejores futbolistas para afrontar los dos primeros partidos. “Vamos a generar una atmósfera de trabajo profesional, ambiciosa y con ganas de ganar; yo no soy Jorge Vilda, empezamos el contador desde cero”, añadió. Además, se creó una Comisión Mixta, compuesta por miembros del CSD, la RFEF y las futbolistas. Después de los partidos contra Suecia y Suiza, decidieron volver a reunirse y se asentaron las bases para el impulso del fútbol femenino.



Las futbolistas, la RFEF y el CSD constituyen la Comisión Mixta. Fuente: Mundo Deportivo

Pasaban los días y todo parecía circular por el buen camino, hasta que llegó el cuarto partido de la competición. Irene Paredes, defensa del FC Barcelona, no pudo jugar el encuentro contra Suiza por un supuesto fallo informático al cargar la convocatoria, tal y comentó la RFEF a EFE. La jugadora se quedaría a las puertas de disputar su partido número 100 con la selección. Una cifra que solo habían alcanzado Alexia Putellas y Jenni Hermoso. 


Así, en la quinta jornada, se vivió uno de los momentos más surrealistas del fútbol. España se enfrentaba a Italia. En la segunda mitad, la selección saltó al terreno de juego con 10 futbolistas. Athenea del Castillo y Aitana Bonmatí se quedaron en el banquillo. La selección ya estaba clasificada, no había que arriesgar. Además, la ganadora del Balón de Oro, había dicho que no se sentía bien y pidió ser sustituida. Pero solo Lucía García saltó al césped. La otra jugadora, Esther González, se quedó en el banquillo. "Los cambios los ha dicho nada más empezar la charla, habrá sido un error de cálculo, no te podría decir. Es algo de lo que tenemos que aprender porque no se puede volver a repetir”, afirmó Athenea en El Larguero.


A pesar de ello, España se ha impuesto a Suecia en la última jornada y ha sellado su pase a la Final Four como primera de grupo. La selección cierra un año exitoso que pasará al recuerdo por todo lo conseguido y sucedido. Desde su primer partido, en febrero de 1971, la selección femenina ha derribado todas las barreras y ha sabido levantarse de las derrotas y los duros golpes. Hay equipo para rato y, por suerte, los malos momentos no podrán borrar el legado que estas jugadoras están cosechando.



21 de febrero de 1971. Primer partido de la selección femenina. Fuente: RTVE




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page