top of page

Las armas campan a sus anchas por Estados Unidos

En lo que llevamos de año 2023, se han registrado más de 200 tiroteos en suelo norteamericano: un récord trágico y sangriento que parece no tener fin

Si por algo se caracteriza, desgraciadamente, Estados Unidos es por el uso extremo de armas de fuego. La tenencia de estos letales aparatos en manos de civiles estadounidenses es habitual, y se refleja en las encuestas que se realizan al respecto. Según una encuesta llevada a cabo por la empresa de análisis y consultoría Gallup -fundada por George Gallup, uno de los máximos exponentes de las encuestas de opinión pública- alrededor del 44% de los estadounidenses viven en un hogar con arma, y aproximadamente un tercio posee una personalmente. Uno de los datos más esclarecedores sobre el problema del control de armas en Estados Unidos es que se trata del único país del mundo en el que el número de armas de fuego supera al de civiles.


Manifestación en Virginia en defensa de las armas en 2020. Fuente: ABC

Si extrapolamos este asunto a otros países, como España, resulta evidente el grave descontrol que tienen entre manos. En nuestro país, la tasa de armas por cada 100 habitantes es de 7,5; mientras que, en el país americano hay 120,5 armas de fuego en manos de civiles por cada 100 personas. Esto, indudablemente, implica unas consecuencias fatales: suicidios, homicidios, tiroteos masivos o violencia en general. Volviendo a nuestro país de nuevo, la tasa de homicidios por arma de fuego en España es de 0,1. En el caso de Estados Unidos, esta cifra se multiplica 41 veces.


La facilidad para comprar armas de fuego en Estados Unidos dentro del mercado legal radica en la constitucionalidad del derecho a la legítima defensa. Hay que recordar que la Segunda Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos establece que ni el gobierno federal ni los gobiernos estatales y locales pueden violar el derecho a portar y poseer armas. Las diferencias entre las legislaciones federales y estatales hacen aún más complicado el correcto control del uso de armas por los ciudadanos americanos.


La legislación estatal indica que quienes compren armas cortas a vendedores autorizados deben tener, por lo menos, 21 años; pero, contradictoriamente, en algunos estados, los rifles se pueden adquirir a partir de los 18 años y sin ningún tipo de licencia. Además, son los propios estados los que marcan la regulación final. En lugares como Kentucky, no se exige al comprador una revisión de antecedentes, por lo que se desconoce completamente el perfil del comprador. Observadas las confusiones en términos legislativos, quizás sea necesaria una legislación más clara, dura y restrictiva, procedente del Gobierno federal.


Tiroteo en un centro comercial en Texas el 7 de mayo. Fuente: La Razón

El uso descontrolado de las armas -en este caso por los jóvenes- tiene como consecuencia un aumento de los tiroteos masivos. Desde 1966 hasta 2012, se han producido 90 tiroteos masivos. Los tiroteos en escuelas o institutos es un objetivo común de este tipo de ataques; de manera que, casi 4000 jóvenes y niños son asesinados a tiros y otros 15000 resultaron heridos en tiroteos escolares. El último tiroteo masivo registrado en Estados Unidos se produjo el pasado 7 de mayo en un centro comercial de Texas, en el que murieron 8 personas, incluyendo al tirador.


El arma por excelencia utilizada por los tiradores en las masacres es el fusil AR-15, una versión civil del fusil militar M16 utilizado por las tropas norteamericanas. El AR-15 es un fusil semiautomático, es decir, cada vez que el tirador aprieta el gatillo efectúa un disparo. Con un alcance efectivo de 550 metros y el pequeño calibre 5,56 mm, sumado a la facilidad para su compra en algunos estados y su precio relativamente bajo para un fusil de asalto, hacen del AR-15 el arma favorita utilizada en los tiroteos masivos. Es inconcebible que un fusil utilizado por unidades de operaciones especiales, como los Navy Seals americanos o el SAS británico, pase a ser empleado por civiles sin ninguna formación para llevar a cabo semejantes atrocidades.


Operador especial apuntando con el AR-15. Fuente: SOFREP

¿Qué se hace desde La Casa Blanca para frenar esta escalada de violencia? Biden prometió tomar medidas, como la prohibición de las armas de asalto, cuya venta volvió a estar vigente en 2004, pero la aprobación de este tipo de medidas depende del Congreso. Aquí es donde aparece la conocida Asociación Nacional del Rifle, defensora del derecho a portar armas, y una de las principales valedoras económicamente de las campañas políticas (generalmente, en favor del Partido Republicano). Parece que a los políticos norteamericanos les importa más el poder a través de influencias económicas y políticas que proteger y asegurar la seguridad de sus compatriotas.


Donald Trump en un acto de la Asociación Nacional del Rifle. Fuente: La Razón

0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page