top of page

Lo quinqui vuelve a estar de moda

De la mano de artistas como C. Tangana o Daniel Monzón, esta cultura surgida durante la Transición ha vuelto a empapar a la juventud con su música y estética

Lo que popularmente se ha conocido como “quinqui” nació en las salas de cine durante finales de los años 70. Directores como Eloy de la Iglesia o José Antonio de la Loma quisieron retratar en sus películas la delincuencia juvenil que existía en las grandes ciudades españolas, principalmente Madrid y Barcelona. Con un cine de baja calidad y casi sin quererlo, crearon una nueva corriente contracultural que ha perdurado en el imaginario colectivo hasta nuestros días.


Protagonistas de la película Navajeros . Fuente: Audiovisual451

Pronto, películas como Perros Callejeros (José Antonio de la Loma, 1977) o Navajeros (Eloy de la Iglesia, 1980) alcanzaron una grandísima popularidad y algunos grupos musicales flamencos como Los Chichos empezaron a interesarse por su estética. Los protagonistas de estas películas son personajes de bajo estrato social como El Vaquilla o El Jaro, que hacían lo que fuese necesario para conseguir dinero y droga. Muchas veces los actores que los interpretaban eran jóvenes que hacían lo mismo en la vida real, y que llegaban a ser pagados con heroína.


La estética y la música eran fundamentales en este cine. Todos los niños de los 80 querían ser como aquellos chicos de larga melena con chaquetas de cuero o chándal que iban en sus coches a toda velocidad huyendo de la policía mientras escuchaban alguna rumba. Aunque ya ha llovido desde aquella época, en los últimos años han surgido cineastas y cantantes que han querido rendirle homenaje a aquella cultura que atrapó a toda la juventud de los 80.


En 2021, el artista urbano C. Tangana lanzaba su álbum El Madrileño, que rompió por completo con la música a la que el cantante nos tenía acostumbrados. Es un álbum que huele a la España que todos conocemos, en la que nos hemos criado, con la música que nuestros padres nos han enseñado y con los paisajes que llevamos viendo desde pequeños. Y en esa España, por supuesto, entra la España quinqui de los 80. Entre sus múltiples referencias musicales a la cultura quinqui destaca la colaboración con los Gypsy Kings en el tema Ingobernable, que podría ser perfectamente banda sonora de alguna película de Eloy de la Iglesia, o la referencia a Los Chichos con su mítico “Son ilusiones” en la canción Tú me dejaste de querer.


Pero en C. Tangana las referencias van mucho más allá de lo musical. Y es que si por algo se caracteriza el artista gallego es por invertir mucho dinero y esfuerzo en dotar a sus videoclips de una magia propia y que no sean simples complementos de la canción. En los videoclips de canciones como Bien Duro (2018) o Tú me dejaste de querer (2020) encontramos también algunas referencias a la estética quinqui con un vestuario conformado por chaquetas de cuero, camisetas de tirantes, largas melenas y coches de los 80.


Fragmento del videoclip de Bien Duro. Fuente: Sony Music Spain


La cultura quinqui no sólo se ha limitado a reaparecer en la música, si no que también directores como Daniel Monzón o Alberto Rodríguez han querido rendirle homenaje. En los Premios Goya 2022 saltó la sorpresa cuando Las leyes de la frontera se llevó 5 galardones entre los que estaban el de Actor Revelación y Diseño de Vestuario. Una película que es un claro homenaje al cine de José Antonio de la Loma, inspirada en la Barcelona de 1978, donde un joven con una vida normal se une a un grupo de delincuentes y juntos comienzan a atracar todas las farmacias de Cataluña. El director de Celda 211 sorprendió a todos con una película plagada de acción, persecuciones policiales, drogas, rumbas y amor hacia el cine español de los 70 y 80. La película tuvo una grandísima aceptación por la crítica sorprendentemente, ya que ésta siempre había mostrado su rechazo hacia el cine quinqui, siendo Deprisa, deprisa la única que consiguió alzarse con algún premio: el Oso de Oro del Festival de Berlín.


Personajes de la película Las leyes de la frontera. Fuente: RTVE


Siguiendo esta misma línea cinematográfica nos encontramos con la recién estrenada Modelo 77 de Alberto Rodríguez. Una película que sin llegar a ser una recreación del cine quinqui como sí lo es Las leyes de la frontera, hace también claras alusiones a su estética y a sus tramas. En ella nos metemos de la mano de Manuel (Miguel Herrán) en la cárcel barcelonesa “La Modelo”, que a finales de los 70 estaba repleta de presos del franquismo y, por supuesto, de los primeros quinquis. A través de José Pino, interpretado por un espectacular Javier Gutiérrez, conocemos el mundo marginal de aquella época, plagado de mafiosos de poca monta, drogadictos y jóvenes provenientes de los barrios del extrarradio de las grandes ciudades. Es una película con un claro mensaje político, pero que de paso nos deja muchísimas referencias a aquellos delincuentes con greñas que escuchaban Los Chicos y que hacían lo que fuese por conseguir heroína.


Aunque los años del cine quinqui ya han pasado, el poso cultural que ha dejado es innegable. Probablemente las nuevas generaciones no conozcan ninguna de estas películas, pero en su imaginario permanecen sus formas, sus personajes, su vestuario y su música. Artistas como C. Tangana, Rosalía o Daniel Monzón buscan activar la memoria colectiva de los españoles con sus referencias a esa estética quinqui, de manera que aunque no sepamos ni lo que es, sabemos que eso es la España de siempre y que forma parte de nuestra cultura.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page