top of page

Los "matagigantes" siguen dormidos

Los clubes de primera no dan opción a sus rivales y pasan a la siguiente ronda copera. Sorpresas en Astorga, Terrassa y Zamora

“La Copa mola”. Ese es el eslogan de esta competición, el discurso que llevamos escuchando desde que en 2019 se cambiase el formato de la Copa del Rey al que conocemos actualmente. Un formato que permite que los clubes más humildes se enfrenten a los grandes de nuestro fútbol, llevando a equipos históricos como el Celta a pequeños pueblos segovianos, como Turégano. O que en Lepe, Huelva, reciban al Girona, actual líder de la liga EA Sports junto al Real Madrid.


“La Copa mola” dicen refiriéndose a estas fiestas del fútbol modesto. Pero, ¿realmente mola tanto? No sé que responder a ello cuando, si miramos esta ronda de copa, queda de manifiesto la superioridad abismal de los equipos de primera frente a los más modestos. Solo hay que mirar algunos resultados para darse cuenta de ello: Deportivo Murcia 0-10 Deportivo Alavés; Hernán Cortés 1-12 Real Betis; o el AD Tardienta 0-12 Getafe. Resultados tan abultados que pasarán a la historia del torneo copero sin dudar.


Aunque sí, es cierto que a algún equipo le ha tocado sufrir para pasar de ronda, como es el caso del Cádiz, que necesitó de los penaltis para deshacerse de un valiente Badalona tras el 0-0 final. Pero estos casos quedan como anécdotas aisladas en la hegemonía de estos clubes.


Los jugadores del Betis celebran tras un gol. Fuente: Marca

Mientras tanto, los equipos del segundo escalón de nuestro fútbol lo han pasado algo peor: partidos más justos de resultado que en algunos casos no se pudieron decidir en los 90 minutos reglamentarios y se tuvo que recurrir a la prórroga y penaltis.


Pero aún así no hubo grandes batacazos de los principales clubes de esta categoría con tres excepciones. Las localidades de Astorga, Terrassa y Zamora quedan marcadas en el mapa tras eliminar al Andorra, Albacete y Racing de Santander, respectivamente.


Tres equipos que, rompiendo con la norma, han pasado a la siguiente ronda, pero están lejos de ser considerados como los “matagigantes” de otras ediciones, como aquel Alcoyano que en 2021 eliminó al Real Madrid o la Cultural Leonesa que desbarató los planes al Atlético de Madrid allá por 2020.


Jugadores del Racing y Zamora disputan un balón aéreo. Fuente: Onda Cero

En total 56 equipos disputarán la siguiente ronda:


Por un lado, la jugarán los 16 participantes de la Liga EA Sports que jugaron primera ronda (Barcelona, Atlético de Madrid, Real Madrid y Osasuna están exentos por su participación en la Supercopa de España que se disputará en enero). Hacemos un paréntesis con el Granada, pendiente de una posible descalificación por alineación indebida de Adri López (de ser aceptada la denuncia ocuparía su lugar el Arosa SC).


Por otro lado, de la Liga Hypermotion jugarán los 18 equipos clasificados con la eliminación del Andorra, Albacete y Racing, y el ingreso del Amorebieta. Por último, serán 9 equipos que representen la Primera RFEF, 11 de Segunda RFEF y uno de Tercera RFEF (a esperas de la resolución de caso Arosa-Granada ya comentado).


Además, nos falta por conocer el resultado de dos partidos que han sido aplazados por los recientes temporales: el Atzeneta-Real Zaragoza; y el Gimnástica Segoviana-Sestao River. Por este problema, está en duda la fecha del sorteo de la segunda ronda del campeonato copero, programada para el martes 7 de junio a las 13:00, pero que tendrá que esperar a la disputa de estos encuentros.



Los jugadores del Turégano posan antes de su partido contra el Celta. Fuente: El Norte de Castilla

Ahora surge una pregunta: ¿realmente la Copa mola? Claro que a los equipos modestos les encanta recibir a los grandes, ver como las gentes de sus barrios y pueblos llenan el estadio para animar a un equipo de jugadores no profesionales, como ellos. Y claro que mola ver partidos en los que David se cargue a Goliat.


Pero ¿no es mejor tener la ilusión de poder llegar lejos en este torneo para esos equipos? Que exista a su vez la posibilidad de ver estos partidos de David contra Goliat, y que en la misma ronda nos encontremos un derbi sevillano. Partidos de todas las categorías mezcladas, no siempre los grandes contra los pequeños, un sorteo puro quizás.


Hasta entonces, seguiremos viendo encuentros en los que, previsiblemente, habrá un ganador desde el primer minuto, mientras esperamos a que despierten esos “matagigantes” de otros años que rompan las normas y dejen claro que el fútbol modesto tiene mucho que ofrecernos.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page