top of page

Mujeres y política

Factores que han permitido la incorporación de la mujer al mundo de la política

La participación política de las mujeres siempre ha existido de una forma u otra, pero ha sido una práctica social silenciosa y sin reconocimiento. Pocas son las ocasiones, ya sea en conflictos bélicos o catástrofes naturales, en las que esa invisibilidad cobra transparencia.

Fuente: El Español
Grandes mujeres en la Historia. Fuente: El Español

El origen de la desigualdad de género se encuentra en el Neolítico con la aparición de la propiedad privada. Aparece el excedente y la idea de bien material y, como las mujeres pasaban de manera frecuente por períodos de lactancia y maternidad, se movían menos y sus actividades tendían a estar relacionadas con la recolección en muchas sociedades. Así van apareciendo los roles de género, al principio únicamente ligados al sexo biológico y, con el paso del tiempo, relacionados con el género, siendo este una construcción social.


La evolución de la incorporación de la mujer al mundo de la política es lenta y dura, pero este proceso está lleno de mujeres fuertes y decididas a cambiar las injusticias sociales. Desde Olympia de Gouges, Mary Wollstonecraft y Elizabeth Cady Stanton, hasta Simone de Beauvoir, Virginia Woolf o Betty Friedan. Pero, ¿cuáles son los factores determinantes que han permitido esta incorporación?

Libros sobre participación femenina en política. Fuente: Chantal Jímenez

La alfabetización era uno de los principales factores a tener en cuenta para solucionar los problemas vigentes en la sociedad. A nivel histórico se ha comprobado que la educación es una de las bases para combatir la desigualdad y la pobreza. El comportamiento de las personas ante cualquier circunstancia, y ante el mundo de la política en concreto, depende del nivel de conocimientos que tengan. Sin educación no hay cabida para el conocimiento y la capacidad de enfrentarse al mundo. A partir de 1940, empezó a ser relevante erradicar el analfabetismo; sin embargo, fue el 1990 cuando se marcaron objetivos reales para conseguir en un plazo de una década, siendo este declarado por la UNESCO el Año Internacional de la Alfabetización. Además, las mujeres siempre han sido las principales afectadas en este ámbito.


Otra causa estructural que ha permitido a la mujer tener una mayor participación política es el desarrollo económico ligado a su incorporación al mundo laboral en los distintos campos y, cada vez más, a puestos de mayor poder. Cuanto mayor estatus socioeconómico tienes, evaluado a través de los ingresos y del prestigio ocupacional, mayor es tu involucración en la política. Esto se debe a que las mujeres de clase acomodada pueden liberarse con más facilidad del trabajo doméstico.


Es por ello que surgen las cuotas de género, un mecanismo político que busca aumentar la representación femenina en las instituciones públicas para tratar de solventar el problema. Existen dos mecanismos fundamentales en relación a esto, las cuotas voluntarias de los partidos y las cuotas legales obligatorias. A pesar del éxito que las cuotas han demostrado tener en la sociedad, hay numerosos autores que no están a favor de ellas al considerar que la discriminación positiva atenta contra el principio de igualdad y el principio más justo de asignación, la meritocracia. Pero la meritocracia no es posible si de facto no hay igualdad entre hombres y mujeres. Sin igualdad de oportunidades no puede darse la igualdad de trato. Por esta razón, la discriminación positiva es una medida que a corto plazo, entendiendo que un siglo a nivel histórico es poco tiempo, es efectiva hasta que de manera natural, y con ayuda de movimientos y luchas sociales, la mentalidad de la sociedad cambie.


El activismo proveniente de la lucha de las mujeres y el establecimiento de cuotas legales se confirman como factores esenciales del incremento de representación femenina en las instituciones. Todos los anteriormente analizados, siendo estos el acceso a la educación, la mejora económica, el desarrollo humano y democrático, y la creación de cuotas y mecanismos legales, han contribuido a que la mujer haya podido incorporarse a la política y llegar a estar mucho más representada. A pesar de todos los avances, es necesario continuar persiguiendo el objetivo de la igualdad, tanto a través de mecanismos legales como de movimientos sociales.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page