top of page

“Puñetazos” que te dejan sin aliento

El libro “Puñetazos” de Magnolia Pinedo Cárdenas, es un conjunto de 16 relatos que nos golpean el alma y nos dejan sin respiración, mostrándonos la realidad de la marginación social, enredada entre sus páginas


Crítica literia de Yrigoyen. Fuente: Contacto con la escritora

“Puñetazos”, presentado por primera vez en “La Feria Internacional de Lima 2023”, nos revela aquello que tanto tratamos de rehuir: la verdad de la sociedad. Magnolia Pinedo, Comunicadora Social de 51 años, coautora de “Borrones y cuentos nuevos” y docente universitaria, nos muestra en sus hojas un mundo repleto de violencia, discriminación, enfermedades y soledad.


El libro está compuesto por relatos aislados pero que, como dijo Raúl Tola en su presentación en Madrid, “Es como si todas las personas formaran una constelación. Se complementan y su clima hace que sus personajes tengan más sentido”. En esta presentación de “Puñetazos”, llevada a cabo en un acogedor encuentro en la librería Lata Peinada a manos de la Editorial Academia Antártica, Magnolia habló acerca del simbolismo de cada relato.


Pudimos embriagarnos con la esencia de todas sus historias: desde Estoy de vuelta, Daniel, una biografía en recuerdo a la memoria de su hermano fallecido, a quien estaba fuertemente unida, hasta Quinceañera, un relato que debería ser acerca del mejor día de la vida de una joven, pero en realidad trata sobre el bullying que ella misma sufrió en la adolescencia. Nace de esa rabia”, confesó, “la identidad peruana y el sentido del humor es cruel, atacando al defecto ajeno”.


Algunos de sus relatos, así como su vínculo con Raúl Tola, comenzaron en la pandemia. En un taller de escritura creativa a manos del profesor, Magnolia comenzó a escribir esos relatos con un toque macabro que la llevarían a la creación de su primer libro “Puñetazos”, años después. Raúl Tola la describió como una mujer que poseía un manejo de la palabra intenso y esmerado.


La escritora comentó que: “La pandemia me permitió escribir”. Cuando me di cuenta todas las historias eran como golpes”. Al ver la relación entre los relatos, aislados pero interconectados, la comunicadora peruana halló el nombre del libro: “¿Un puñetazo que hace? Te deja sin aliento”.


La autora confesó que cuando era periodista tenía cierta inquietud por escribir relatos. A raíz de ese momento, Magnolia Pinedo inició una travesía de seis meses que le harían arrancar una aventura muy feliz en su vida, como ella lo consideraba. “Yo creo que comenzó cuando me inscribí al taller en realidad “, declaró la escritora.


Crítica Rosa Montero. Fuente: Contacto con la escritora


Al principio veía unos personajes vacíos, planos, por lo que decidió otorgarles un componente, un espacio. De este modo, Magnolia creó un universo compuesto por personajes marginales, en un espacio que, como ella admitió, siempre le había llamado la atención.


La comunicadora, quien ha trabajado en diversos medios de comunicación del país, posee un máster en Comunicación Política y ha creado Qínti Comunicaciones para iniciativas políticas y desarrollo social, confesó que había descubierto ese mundo marginal gracias a cubrir noticias en la calle con su trabajo. Parte de ese mundo lo he visto cubriendo la información”.


Además de ello, la autora habló acerca de cómo muchas personas que se encuentran en situaciones marginales, repudiadas, no pueden salir de esos entornos nocivos para su salud mental y física. “¿Qué sueños tiene? ¿Qué vicios tiene?” -se preguntaba a sí misma- “¿Puede salir de ahí realmente? ¿Dónde han estado? ¿Cómo ha sido el frío que ha pasado?”


En sus relatos, Magnolia habla de todo tipo de violencias. Aparecen ciertas menciones simbólicas como el “perro sarnoso”, siempre al acecho, que simboliza al propio violador, que sigue observando a las niñas desde las sombras, alerta.


Magnolia Pinedo nos hace reflexionar acerca de la ignorancia, personificada en el personaje de Mancini, un niño guitarrista a quien su padre cuelga de su brazo corto para que se le alargue. La autora juzga a los padres confiados, esos que el fuego queme los brazos de sus hijos, y que dejan a sus hijos solos con una tercera persona sin supervisión.



Foto grupal de la presentación. Fuente: Contacto con la escritora


La autora nos revela que las personas delictivas “han crecido en ese mundo. En el que robar era su mundo”, por lo que no conocen nada más allá de la violencia, a pesar de que traten de correr en dirección contraria ella. Y es ese mundo, el que heredan a sus descendientes, entrando en un constante bucle de perdición que amenaza con acabar con cada uno de ellos cada día. A pesar de haber lidiado con ese mundo, la escritora admite que no sería capaz de escribir algo de tal gravedad y que lo suavizaría.


Por último, la comunicadora trata en gran medida el tema de la violencia machista, el cómo la sociedad exige a las mujeres a partir de cierta edad que se casen para que alguien las mantenga y que deben entregarse por su esposo hasta el último día de sus vidas. Tú tienes que aprender que tu esposo manda, pero tú eres el cuello”. Tú tienes que saber cómo girar el cuello.


La literatura nos ofrece la oportunidad de vivir miles de vidas en nuestra propia piel, de comprenderlas y sentirlas como si cada instante valiese oro. En este libro, Magnolia Pinedo nos envuelve con sus relatos en la esencia marginal y en la violencia de un mundo conocido para nosotros pero que negamos ver y, esta vez, nos hace abrir los ojos ante este nuevo universo, cargado de injusticia, angustia, soledad y pobreza, de unas sensaciones que nos golpean y nos hunden hasta el suelo, llevándonos a un colapso. Unos relatos que duelen como puñetazos, y te resquebrajan el alma en mil pedazos.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Os comentários foram desativados.
bottom of page