top of page

¿Qué es Palestina?

Desde la partición de las Naciones Unidas en 1947, la situación política de Palestina ha sido sumamente compleja. Mientras algunos expertos la consideran un pueblo, otros la clasifican como un estado. Sin embargo, la pregunta que persiste es: ¿cuál es su verdadero estatus?


Aplaudido por unos, especialmente Sumar, y criticado por otros, la declaración del Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, el pasado 9 de marzo no ha dejado a nadie indiferente. Ha defendido que: "por convicción moral, por ser una causa justa, pero también porque es la única manera de que los dos Estados, Israel y Palestina, puedan convivir y coexistir". Es decir, tiene intención de reconocer a Palestina como un Estado durante esta legislatura. Pero, ¿qué es exactamente un Estado?, ¿podría Palestina ser un estado?


CONTEXTO HISTÓRICO


El 7 de octubre del pasado año, la organización terrorista Hamas lanzó una gran ofensiva por tierra, mar y aire a Israel; lo que supuso el mayor ataque en el largo conflicto árabe-israelí desde la Guerra del Yom Kippur, ocurrida hace 50 años.


Las principales demandas que han impulsado a Hamas a realizar dicho ataque incluyen no reconocer a Israel como Estado y, en su lugar, crear el Estado -islámico- de Palestina. Entonces, ¿qué se necesita para ser considerado como un Estado?


REQUISITOS PARA SER UN ESTADO


Tomando como referencia la Convención sobre Derechos y Deberes de los Estados de 1933, se podría decir que un Estado se define por cuatro características: una población estable y permanente, un territorio delimitado y un Gobierno con soberanía que posea el monopolio de la violencia:


  • La población se refiere al conjunto de personas que, independientemente de su número, residen en un territorio específico. Tanto nacionales como extranjeros, jóvenes o mayores, son indispensables, ya que ningún Estado puede existir sin ciudadanos.

  • Para poder hablar de Estado, debe éste tener un territorio propio sobre el cual administrar y aplicar las leyes. Esta superficie, que incluye ríos, lagos, mares y todos los recursos naturales presentes, debe estar claramente delimitada por medio de fronteras.

  • La soberanía es la capacidad de un Estado para gobernar su territorio e instituciones de manera autónoma. En principio, la soberanía es inviolable, y cualquier intromisión por parte de potencias externas puede considerarse motivo de guerra.

  • El monopolio de la violencia por parte del Gobierno implica que las fuerzas armadas deben estar bajo control del gobierno y no en manos de actores no estatales como bandas o grupos terroristas.


SITUACIÓN DE PALESTINA


Se puede afirmar que Palestina cumple alguno de estos requisititos como la existencia de una población propia permanente. Sin embargo, tanto el territorio como el Gobierno son puntos conflictivos.


El primero, el territorio, aunque se base en la partición realizada en 1947 por las Naciones Unidas, ha sido ocupado por asentamientos israelís, violando las Convenciones de Ginebra, que prohíben a una potencia ocupante (Israel) transferir a su propia población al territorio ocupado: “La Potencia ocupante no podrá efectuar […] el traslado de una parte de la propia población civil al territorio por ella ocupado” (Artículo 49 de la IV Convención de Ginebra).


 

La soberanía de Palestina se pone en duda porque existen dos Gobiernos: por un lado, el de Hamas en la franja de Gaza y, por el otro, el de la Autoridad Nacional Palestina en Cisjordania. Además, en este último, la presencia de Israel es tan grande que incluso es el Estado hebreo es quien recolecta los impuestos. A pesar de estos datos, según Robbie Sabel, profesor de derecho en la Universidad Hebrea de Jerusalén, "es objeto de controversia si el Estado de Palestina tiene un gobierno suficientemente efectivo y un territorio definido para ser considerado un Estado".


Además, es importante señalar que sí existen entidades políticas que, a pesar de poseer territorio, población y un Gobierno independiente, no cuentan con reconocimiento internacional, como es el caso de Kosovo o Taiwán. Y es que, aunque no sea un requisito formal, en la práctica es crucial contar con el reconocimiento internacional de otros para ser considerado plenamente como un estado soberano: “para que un Estado sea un Estado, lo más importante es que otros Estados te reconozcan como tal”, señala Agustín Berea, especialista en Oriente Medio.


RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL


En el caso de Palestina, se trataría de un reconocimiento limitado, ya que 128 Estados de los 183 miembros con derechos plenos en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sí que reconocen su existencia. Es decir, tan solo 55 países no reconocen a Palestina como Estado.


Pero Israel tampoco cuenta con un reconocimiento universal, ya que 29 países miembros de la ONU no lo reconocen: es decir, es reconocido por 154 Estados de los  de los 183 miembros con derechos plenos en la ONU. Sin embargo, la principal diferencia es que este tiene el reconocimiento de Estados con un mayor peso en la escena internacional, como Estados Unidos, la mayoría de los integrantes de la Unión Europea (España, Francia, Portugal, Italia...), Canadá, México o Australia.



En cambio, algunos de los países que sí reconocen a Palestina y no a Israel, son Irán, Nicaragua o Cuba, países que están sancionados por Occidente y con poco poder en la sociedad internacional.


Recientemente, en 2012, la Asamblea General de la ONU le otorgó a la Autoridad Nacional Palestina el status de Estado observador, lo que supone un reconocimiento implícito de su condición como Estado, al que se sumó, en 2014, la Unión Europea.


La situación de Palestina es muy compleja y, dependiendo de a quién preguntemos obtendremos una respuesta u otra. El profesor e investigador del Centro de Estudios de Asia y África del Colmex, Gilberto Conde considera que “Palestina es un Estado en desarrollo […], pero vive en una circunstancia de colonización y de ocupación colonial”.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page