top of page

Review de Almas en pena de Inisherin

La película más reciente de Martin McDonagh, ganador de un Óscar, tal vez le consiga más estatuillas al director irlandés

The Banshees of Inisherin (Almas en pena de Inisherin en español, 2022) es la obra más reciente del aclamado dramaturgo y guionista Martin McDonagh, conocido por las películas Escondidos en Brujas (2008) y Tres anuncios en las afueras (2017). Siete Psicópatas (2012) completa la corta filmografía del cineasta. A estas cuatro películas hay que añadir el corto Six Shooter (2004), el cual le consiguió el Óscar a Mejor Cortometraje. Con Brujas consiguió una nominación (Mejor Guion Original), con Tres Anuncios, dos (Mejor Guion Original y Mejor Película), y ahora, con Almas en pena, tres (los dos anteriores y Mejor Director).


¿Podrá Almas en pena de Inisherin conseguir esos premios? Hay que empezar por el principio.


Martin McDonagh. Fuente: The Hollywood Reporter

Almas en pena cuenta la historia de Padraic (Colin Farrell) y Colm (Brendan Gleeson), dos señores de mediana edad, amigos de toda la vida. Un día como cualquier otro, Colm le dice a Padraic que ya no quiere ser su amigo y que, por favor, le deje en paz. Ante la falta de explicación, Padraic no se lo toma muy bien, y lo que sigue es una comedia dramática algo oscura, pero muy graciosa.


La película está ambientada en los años veinte del siglo pasado, durante la guerra civil irlandesa, en la isla ficticia de Inisherin. Inisherin significa ‘Ireland island’ (la isla de Irlanda), y tiene mucho sentido: el conflicto entre Padraic y Colm es paralelo a la guerra civil, y la película refleja el impacto de esa guerra en la sociedad del país. La otra parte del título en inglés, Banshees, hace referencia a unos espíritus femeninos del folclore irlandés que anunciaban la muerte de familiares o seres queridos. Almas en pena, entonces, incluye reflexiones sobre la guerra y la muerte, y otras sobre el arte, el paso del tiempo y, obviamente, la amistad.


La nominación a Mejor Guion Original es totalmente merecida. Es sorprendente que de un guion con tan poca complejidad (la historia no es más que Padraic intentando recuperar la amistad de su amigo, y las consecuencias que eso acarrea), surjan tantos temas; pero ahí entra la habilidad de McDonagh, que en ese sentido, nunca defrauda. Antes de dedicarse al cine, trabajó extensamente en el mundo del teatro, y su diálogo brilla tanto como el precioso atardecer de la costa irlandesa. Pero un gran diálogo no sería nada sin grandes actores, y Almas en pena tiene un reparto de ensueño.


Colin Farrell y Bredan Gleeson en Almas en pena de Inisherin. Fuente: Seminci

Colin Farrell y Brendan Gleeson (quienes ya trabajaron con McDonagh en Escondidos en Brujas) son complementados por Kerry Condon, interpretando a la hermana de Padraic, y Barry Keoghan, quien encarna a un muchacho del pueblo donde viven los personajes. Todos están nominados a un Óscar (Farrell a Mejor Actor, y Gleeson, Condon y Keoghan como actores de reparto), y se encuentran entre los favoritos. Comentar sobre sus actuaciones y las emociones que muestran podría arruinar parte de la experiencia, pero es necesario dejar claro que son grandes interpretaciones, tanto sutiles como explosivas, y que consiguen elevar el drama así como la comedia del guion.


Las otras dos nominaciones que ha recibido la película son Mejor Edición y Mejor Banda Sonora. Ambos aspectos sirven y casan bien con la historia que se cuenta, pero tal vez no sean el tipo de espectáculo que la Academia tiene en cuenta al elegir estos premios. Premios o no, Almas en pena de Inisherin es una gran película, de las mejores del año pasado, que, por fin, podemos disfrutar en los cines de nuestro país. Si queréis pasar un buen rato, y quedaros con preguntas que os comerán la cabeza después del visionado (como toda gran obra de arte debería hacer), id a verla. Se merece nuestra atención. Como se ha dicho, McDonagh no defrauda.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Los comentarios se han desactivado.
bottom of page