top of page

The Troubles: más de tres décadas de conflicto en Irlanda del Norte

Tras décadas de conflicto armado y 3500 fallecidos los Acuerdos del Viernes Santo trajeron la paz a una dividida Irlanda del Norte. ¿Cuál es el origen de este conflicto y cómo es la situación en la actualidad?


Reino Unido se conforma por cuatro grandes territorios: Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte. Esta división territorial se debe a la compleja y diversa historia que posee la región desde siglos atrás. La unión de cuatro naciones implica que cada una de ellas conserve sus propias instituciones y derechos históricos, a pesar de que todas estén sometidas a la legislación del Parlamento de Westminster.


Uno de estos territorios, Irlanda del Norte, no fue creado hasta 1921, siendo el más reciente de todos ellos. Su fundación se debió a las crecientes tensiones que se estaban dando entre protestantes también conocidos como unionistas o loyalist por querer mantener lazos con Reino Unido, y con los católicos, favorables a una total independencia de Irlanda. Como consecuencia de ello, en mayo de 1921 Irlanda se dividió en dos, por un lado el norte con una mayoría protestante se convirtió en Irlanda del Norte mientras que el sur católico constituye la República de Irlanda.


No obstante, la partición de la isla no supuso el fin del problema. Durante las décadas siguientes siguieron existiendo tensiones entre ambos grupos. Los católicos residentes en Irlanda del Norte acusaban a los protestantes de poseer privilegios civiles y políticos, lo cual produjo una escalada del sentimiento nacionalista irlandés.



Divisiones territoriales en Gran Bretaña - Fuente: El Orden Mundial

Un ejemplo de la discriminación hacia los católicos fue el sistema de votación de Reino Unido que estuvo vigente hasta 1969, por el cual los propietarios de negocios y los graduados universitarios poseían un voto extra. Esta situación provocaba un evidente perjuicio a las clases más bajas que eran discriminadas, siendo en su mayoría población católica y haciendo que durante las manifestaciones se popularizara la expresión “one person, one vote”.


La situación fue en aumento a partir de los años 60, momento en el que inspirados por las movilizaciones por los derechos civiles que se estaban produciendo en Estados Unidos el número de protestas católicas aumentó. Como una olla a presión, llegó un punto en el que la situación detonó.


Ese instante fue el 5 de octubre de 1968, durante ese día se produjo una manifestación en la localidad de Derry por parte de los católicos para luchar por sus derechos. Sin embargo, cuando comenzó la marcha, la policía cargó contra los manifestantes con cañones de agua para dispersarlos. Fue en ese momento en el que el se pudo apreciar la ruptura existente entre protestantes y católicos.


Las protestas fueron en aumento, así como la violencia callejera que llegó a provocar que Reino Unido desplegara al ejército en las calles de Irlanda del Norte para apaciguar la situación. Facciones extremistas de ambos grupos sembraron el caos a través de actos terroristas que desembocaron en secuestros y asesinatos que se prolongarían durante tres sangrientas décadas.


Por la parte protestante destacan los paramilitares del Ulster Volunteer Force (UFV) o la Ulster Defence Association (UDA), los cuales cooperaron bajo el paraguas del Combined Loyalist Military Command durante la década de los 90, llegando a alcanzar un máximo de 40.000 miembros durante los años 70. Estos grupos terroristas son los responsables del 30% de las muertes totales del conflicto norirlandés, siendo 864 de estas víctimas población civil. Entre los atentados más sangrientos encontramos la muerte de 33 civiles en mayo de 1974 con la explosión de unos coches bomba en Dublín y Monaghan, ambos territorios en la República de Irlanda.


Mural protestante en Belfast - Fuente: Pacemaker Press

Asimismo, el lado católico operó a través del IRA (Irish Republican Army), la cual estuvo presente hasta su abandono de la lucha armada en 2005, dejando atrás numerosos atentados y 1800 víctimas mortales, entre ellas la de Lord Mountbatten, miembro de la familia real británica. El IRA no solo operaba a través de las armas, sino que también contaba con un brazo político, el Sinn Féin, activo tanto en Irlanda del Norte como en la República de Irlanda.


Durante las tres décadas de conflicto numerosos incidentes ocurrieron en las calles de Irlanda de Norte. Desde la batalla del Bogside, que desembocó con el despliegue de militares ingleses, hasta el Domingo Sangriento en el que fallecieron 14 manifestantes católicos abatidos por disparos del ejército británico.


A pesar de que la religión fuera un factor diferencial entre ambos, el discurso político iba más allá. El bando republicano, donde se encuentra el IRA, buscaba la liberación de Irlanda del Norte de lo que consideraba el yugo británico para poder así anexionar toda Irlanda. A su vez, los grupos paramilitares protestantes tenían un fuerte carácter ultraderechista con una mayor acentuación religiosa.


Niño jugando con un soldado británico en Belfast - Fuente: Magnus Photos

Finalmente, tras varios intentos fallidos para poner una solución al conflicto y 3500 fallecidos, en 1998 Reino Unido y la República de Irlanda firmaron el Acuerdo del Viernes Santo, el cual estableció una mayor autonomía para Irlanda del Norte y una serie de reformas. Entre ellas la creación de un nuevo parlamento norirlandés o la posibilidad de que los nacidos en Irlanda del Norte tengan la nacionalidad británica, irlandesa o ambas.


Tras el Brexit, Irlanda del Norte pasó a ser la única frontera terrestre entre Reino Unido y la Unión Europea, lo que hizo que se aprobara un protocolo especial para salvaguardar los Acuerdos del Viernes Santo. Dentro de este nuevo protocolo cabe destacar la armonización con las normas de la UE con el fin de no crear una frontera que reavive las tensiones entre ambos territorios.


Décadas de violencia han atravesado a los habitantes de Irlanda del Norte haciendo que barrios enteros se hayan visto divididos en zonas de influencia. El fin de las armas llegó con el nuevo siglo, sin embargo, aún se siguen produciendo enfrentamientos esporádicos en ciertas regiones. Conseguir una reconciliación efectiva y duradera es un reto que se debe de alcanzar progresivamente, solo así se podrá salvaguardar una paz que ponga término a un conflicto que lleva décadas latente.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page