top of page

"Tostonazo": cómo conseguir lo que quieres sin "ser un guarro"

Actualizado: 13 oct 2022

Santiago Lorenzo presenta su nueva novela junto a Raquel Peláez, en el espacio Telefónica de Gran Vía

Gran vía, el edificio de Telefónica, una mezcla rocambolesca de elementos de la época que retratan Las chicas del cable, y una amalgama de planchas de metal y elementos futuristas decorando su interior. Pinta bien, de momento. La presentación de un libro sobre el amor por hacer películas y la fascinación por, como diría su propio autor, gente que hace imbeciladas; una cola kilométrica, una sala a rebosar de gente y la presencia junto al escritor de una periodista de El País. El público está entregado, las intérpretes de lengua de signos preparadas, él está tranquilo y ella abre su libreta. Tostonazo, el nuevo libro de Santiago Lorenzo, en un evento presentado por la periodista Raquel Peláez.


Santiago Lorenzo es natural de Portugalete, Vizcaya, y contra todo pronóstico no es escritor. O por lo menos no lo era en sus inicios. Empezó a crear historias en el cine y trabajó como director, guionista, productor y diseñador de escenografía. Y cuando se cansó de que no le dejaran hacer las películas que quería, comenzó a escribir. Su primera novela salió en 2015 con el título Las ganas, una de las novelas de la que más orgulloso se siente y que trata sobre un hombre que lleva tres años sin follar y tiene muchas ganas, simple y llanamente. Sin embargo, las novelas de Lorenzo no tienen nada de simple ya que a través de la sátira y el humor aprovecha para criticar a la sociedad y a ciertos comportamientos humanos, como negarse a ver la posibilidad del amor por exceso de ganas de encontrarlo o la actitud de quién hace guarradas para conseguir lo que quiere, como es el caso de Tostonazo.


Además de estas novelas, Lorenzo también tiene publicadas con la editorial Blackie Books, Los huerfanitos, Los millones, y Los asquerosos, el libro que lo catapultó a la fama. Tal y como el propio autor cuenta, escribiendo Tostonazo no sintió presión alguna. “Esto es imposible que vaya mejor que Asquerosos”, le comenta a Peláez. Ambos se ríen y parecen relajados, Lorenzo es muy auténtico y real, y el público escucha embelesado. Cuenta cómo al escribir sus libros inevitablemente hace mucho examen de consciencia y lo entretenido que es eso, sobretodo viviendo en un pueblo castellano donde solo hay 14 habitantes. La presentación se llena de paralelismos entre su propia vida y la de los personajes de Los asquerosos y de Tostonazo, y los oyentes se percatan de cómo la realidad de alguien es la ficción de otros.


Raquel Peláez entrevistando a Santiago Lorenzo. Fuente: Sara Minguez Usó.

Tostonazo está dividido en dos partes. La primera transcurre en Madrid y sigue al meritorio de un rodaje, que a punto de caer en el alcoholismo, consigue un trabajo en una película. A través de este personaje sin nombre, conocemos los entresijos del mundo del cine y a dos personajes más: Sixto, un trabajador que se cree más de lo que es y que opina sobre todo, sin saber, y cuando no toca; y al director, un pringao al que no le dejan hacer su película, el cual es una clara representación del propio autor. Ambos personajes tienen personalidades muy marcadas, sobre todo el primero de quien el meritorio queda fascinado. “Lo que mola es fascinarte con gente que hace cosas deplorables”, comenta Lorenzo cuando le acusan de no meterse en exceso con Sixto. Tostonazo tiene, como Lorenzo explica, una visión cándida del mundo del cine y pretende mostrar a través de experiencias cercanas a él, cómo se puede llegar a algo sin la necesidad de ser un imbécil.


Por otro lado, la segunda parte de la novela transcurre en Ávila, en un pequeño pueblo al que el meritorio es mandado por su familia para cuidar de su tío Paconio. “Es un facha”, dice moviendo solo los labios y sin hacer ruido, para no hacer spoilers. Es en esta segunda parte donde se observan con mayor precisión los paralelismos entre la vida del autor y su obra, ya que este personaje representa directamente a alguien que conoce. Además, en esta parte del libro se trata el tema del aburrimiento, del tostón de los sitios pequeños donde parece que nunca pasa nada. Lorenzo los defiende diciendo: “que pasen las cosas depende de ti, no del medio”; y con cuidado de no hacer spoilers, relata cómo en esta segunda parte de la historia el meritorio descubre su verdadera pasión por crear cine junto con una pandilla que forma.


La presentación, en general, destila amor, no solo por cómo se habla sobre el cine, sino por la nostalgia, la alegría y la pertenencia hacia todo ese duro mundo y hacia la gente que el autor conoció por el camino. “Es que me da ganas de llorar”, le dice un montón de veces a Peláez. Entre el público se encuentra con un antiguo amigo de profesión y coge uno de los micros de preguntas para charlar y recordar viejos tiempos. Otras personas levantan la mano haciéndole saber lo mucho que disfrutan de sus libros e incluso uno habla sobre la tristeza que los personajes de Sixto y Pacomio destilan, cómo no pueden evitar ser un tostón. “Es normal que estén tristes”, comenta Lorenzo, que sabe que se lo pone difícil a sus personajes. En conjunto la presentación es un éxito, la gente hace cola para que se firme su ejemplar y todos bajan con la certeza de saber que leerán cualquier cosa que Santiago Lorenzo escriba. Ni la presentación ni el libro han sido un tostonazo.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


I commenti sono stati disattivati.
bottom of page