top of page

White Lives Matter y la necesidad de Kanye de hacer ruido

Actualizado: 17 oct 2022

La historia se ha vuelto a repetir. El diseñador y músico Kanye West, ahora conocido como Ye, ha vuelto a generar polémica en su carrera constante por ganarse el odio de todo Internet

Durante la presentación de su nueva línea de ropa “Yeezy Season 9” ha habido una prenda de ropa que sin ser de la colección ha acaparado toda la atención. Y es que el músico se ha dejado ver con una camiseta con un texto impreso en el que se puede leer “White Lives Matter". Ahora la pregunta es por qué una de las voces más poderosas de la comunidad negra se presenta a su propio evento abanderando un lema supremacista blanco.


Lo cierto es que estas polémicas no son algo nuevo tratándose de Ye. Desde siempre le ha gustado aprovechar las grandes plataformas para hacer ruido. Ya en 2005, en una gala en directo para recaudar fondos tras el desastre del huracán Katrina, aprovechó la situación para soltar un solemne “George Bush doesn’t care about black people” (A George Bush no le importa la gente negra). También es importante recordar aquella época en la que estuvo llevando la gorra MAGA de Trump para caerle bien y poder hablar con él. Lleva en la sangre el armar jaleo, no puede evitarlo, es su forma de expresarse y esta vez lo ha vuelto a hacer.


Ye / Ye llevando la camiseta durante el show. Fuente: Marca.

Hemos visto a Kanye hablar tanto en entrevistas como en sus canciones sobre este tema, el de no cerrar la boca. Ye defiende que tenemos que luchar por el derecho a la libertad de decir aquello que pensemos por disparatado que suene frente a un sistema que se ocupa de alienarnos para que no nos atrevamos a soltar nuestras opiniones por miedo a ser juzgados. Esto a veces se le va de las manos, pero pese a lo que pueda parecer, Kanye no da puntada sin hilo.


En los últimos años hemos podido ver cómo ha usado estas estas polémicas para lo más básico que se pueden utilizar: llamar la atención. Cada vez que ha sacado la cabeza de su madriguera para poner patas arriba Internet ha coincidido con que estaba preparando algún proyecto próximo, ya sea en el ámbito de la moda o la música. Pasó con la gorra MAGA y su álbum Ye y sucedió también con la tanda de publicaciones contra Pete Davidson en febrero de este año y su inacabado álbum Donda 2. Siguiendo esta dinámica, ahora ha llevado la polémica camiseta a la presentación de su nueva línea de ropa. Es fácil ver el patrón, toda publicidad sea mala o buena acaba siendo publicidad, y esto es algo que Ye tiene bien claro.

Dababy, Ye, y Marilyn Manson en la tercera listening party del álbum "Donda". Fuente: Complex.


Sin embargo, en esta ocasión ha querido aprovechar para ir más allá, y si uno trata de entender esta jugada se puede ver una crítica social clara. Ye se ha ocupado en los días siguientes al evento de explicar con pistas muy difusas su verdadera intención con esta camiseta a través de algún que otro post todavía más cuestionable.

Para empezar todo es un vacile. En una entrevista reciente en Clique TV ha explicado en palabras textuales:

He visto a gente blanca llevando una camiseta de Black Lives Matter pensando que me hacían algún favor por recordarme que mi vida importa, como si no lo supiese ya, así que he decidido devolverles el favor”.

Todo es una broma pesada, pero tras haber dicho vía Instagram que el movimiento BLM es una estafa se puede vislumbrar su propósito con esta jugada. Según Ye, cuando surgió el movimiento “Black Lives Matter”, los principales opresores (empresas, corporaciones e instituciones) lo toleraron y lo comercializaron para sacar un beneficio económico de la lucha y así de paso limpiar su imagen histórica. Cuando Ye dice que “Black Lives Matter” es una estafa, se refiere a que nada ha cambiado realmente. La sangre de la gente negra todavía recorre las calles. El hecho de tener la osadía de salir en un acto público con esta camiseta es un comentario social sobre como el sistema se ocupa de encasillar las acciones revolucionarias y colocarlas dentro de los límites permitidos, pero en cuanto un artista se propone desafiar esos límites de forma dialéctica se le persigue, porque pone en peligro el sistema en sí. La narrativa la crean los políticos y los medios, y estos siempre van a estar en conflicto con el artista.


Para colmo, Ye trajo consigo llevando la misma camiseta a Candace Owens, una vloguera conservadora conocida por sus declaraciones a favor de Trump. Le encanta traer al estrado al menos indicado, jugar con la cultura de la cancelación para que el mensaje sea más contundente (y más confuso para algunos). Ya hizo algo similar en la tercera "listening party" de su disco Donda, donde salió a actuar de la mano de los cantantes Marilyn Manson y Dababy, ambos artistas con un historial cuestionable.

Hay que ser Kanye para hacer este tipo de cosas. Es el hombre negro más rico de Estados Unidos y una de las voces más influyentes de nuestra generación. Si a cualquier otro artista se le ocurriese algo similar no duraría ni un asalto frente a las críticas del público. Ye opera en otro nivel y lo tiene claro, y sabe lo que conlleva hablar tan alto. Le han criticado por todas partes, raperos como Jaden le han cuestionado vía Twitter y otras personalidades como Antonio Brown le han apoyado.

Jaden Smith twitteando sobre Ye

Aun así, sus respuestas a las críticas le han llevado a tener comportamientos totalmente indefendibles en redes, atacando a figuras como Gabriella Karefa-Johnson, editora de Vogue, tras recibir críticas por su parte. No podemos permitir ni aplaudir que una figura tan importante como la de Ye lance estos mensajes de odio de forma pública y se salgan con la suya. Recordemos que Kanye padece un trastorno bipolar y una adicción a los opiáceos. Esto condiciona mucho su forma de actuar frente al público, pero no podemos justificarle todo por estar enfermo.


Al final del día Ye es una persona que se preocupa por su gente y ha estado al pie del cañón por la comunidad negra desde el día uno, pero le fallan las formas de entregar su mensaje si quiere llegar al gran público sin parecer un elefante en una cacharrería. A su manera, Ye ha dejado claro el mensaje que quería transmitir esta vez, es comprensible y ya depende de cada persona que lo interprete, pero el camino luego no es usar Instagram como medio para culpabilizar y acusar a otros tras ser criticado por todas partes, porque cuando señalas con el dedo a alguien, tienes tres dedos que te señalan a ti de vuelta.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


コメント機能がオフになっています。
bottom of page