top of page

El final de Mob Psycho 100

Termina una de las obras maestras modernas de la animación japonesa

El pasado 20 de diciembre se retransmitió el último episodio de la versión animada de Mob Psycho 100, originalmente un manga creado por ONE, el responsable del famoso One Punch Man. Mob Psycho 100 nos cuenta la historia de Shigeo Kageyama, apodado Mob, un chico con poderes psíquicos exageradamente fuertes, y las relaciones que entabla con espíritus y otros psíquicos.


Póster promocional. Fuente: animegeek

El cómic terminó en 2017, y, cinco años después, se ha podido disfrutar del final animado por el estudio Bones. Cinco años es una distancia bastante grande entre adaptaciones. Como referencia, otro manga muy conocido, Ataque a los Titanes, terminó en 2021, y se espera que su final en animación salga este 2023, marcando solo dos años de espera.


Este aspecto es remarcable porque muestra un cariño especial por partes de los animadores a la hora de traer una historia de las páginas a la pantalla. Que los artistas se tomen su tiempo es algo que suele molestar a los fanáticos durante la espera, pero, si los creadores han hecho bien su trabajo, toda duda y queja se disipan: Lo bueno se hace esperar, y tal vez no haya nada más cierto en lo que a adaptaciones se refiere, especialmente si son anime.


Es fácil pensar en adaptaciones que no estén a la altura del material original, pero el caso de los mangas es especialmente complicado. A los cómics japoneses les puede pasar aquello que le ocurrió a la serie Juego de Tronos: que los encargados de versionar la obra a un nuevo medio se queden sin material con el que trabajar. Pero la comparación no es exacta. HBO no tenía más libros de Canción de Hielo y Fuego porque George R.R. Martin no los escribía a la velocidad esperada (el último salió en 2011). Sin embargo, un mangaka que publique según el horario establecido puede resultar no ser suficiente para los estudios de animación.


Mob en el manga. Fuente: Dark Horse Comics

Los capítulos de los mangas se publican en revistas, las cuales son normalmente semanales o mensuales. Sin importar el ritmo de publicación, una vez que la serie se hace popular y se traslada a la pantalla, el material original se agota bastante rápido, ya que un solo episodio de anime suele contener varios capítulos de manga. Esto era un problema con los animes que empezaron a finales de 90 y principios de los 2000. Al igual que los mangas, se publicaban semanalmente, sin pausa, y, con el tiempo, se ponían al día con su fuente.


Las adaptaciones podían, entonces, seguir dos caminos: introducir material original del anime, que no se encuentra en el manga, el conocido relleno (el caso de Naruto), o adaptar un solo capítulo de manga por episodio, ralentizando el ritmo de manera abismal (el caso de One Piece). Los espectadores aprendieron a identificar estas prácticas y a ponerles solución: es fácil encontrar listas con el relleno de Naruto que hay que saltarse, y, en el caso de One Piece, los fans crearon una versión editada de los capítulos, One Pace, que elimina planos alargados y momentos que se hacen eternos para que la serie se parezca más al cómic. Por la parte de los estudios de animación, las series se empezaron a retransmitir por temporadas y no continuamente, como Mob Psycho 100, y, a veces, se remasteriza la obra por completo, como es el caso de Full Metal Alchemist.


Sin embargo, Mob Psycho 100 no tenía este problema. La primera temporada salió en 2016, solo un año antes de que acabase el manga, por lo que en ningún momento tuvo que ralentizar su producción o recurrir a las prácticas antes mencionadas. Aun así, la segunda y tercera temporada no saldrían hasta 2019 y 2022, respectivamente. ¿Entonces, por qué la espera? Como se ha dicho antes, es una cuestión de cariño.


Mob en el anime. Fuente: Bateszi

Un signo de las buenas adaptaciones es que sus encargados comprendan la obra original como si fuese suya propia. Capturar la esencia de la obra y saber trasportarla al nuevo medio es el más importante trabajo a la hora de volver a contar una historia por segunda vez, y los animadores de Bones comprendieron Mob Psycho 100 a la perfección. Las peripecias de Mob envían un mensaje a favor del esfuerzo propio, de no tomar el camino fácil, pues son los senderos difíciles los que más enseñan y más marcan. El camino fácil son los poderes psíquicos, y su rechazo, el camino difícil. Así, la serie subvierte uno de los elementos más clásicos de los animes de acción: la romantización del poder. Para la serie, ser más fuerte no da la razón; comprender a tu enemigo (si es que es cierto eso de que tenemos enemigos) y a ti mismo, por el contrario, suele ser el camino correcto.


Esta filosofía de la historia se refleja en la producción del anime. Su increíble animación, banda sonora y trabajo de voz se notan capítulo a capítulo, y no serían posibles sin un estudio detrás que esté enamorado de la obra. Ya sean escenas más pausadas, cómicas, o de acción trepidante, Bones sabe darle a cada una su merecida importancia, y pasar de una a otra sin romper el ritmo o la atmósfera. Entienden qué hay que hacer en cada momento y por qué en una serie bastante polifacética y peculiar, pero son precisamente las cosas únicas y especiales las que necesitan ese cariño sobresaliente, porque ellas mismas dan algo al espectador que ninguna otra podría hacer.


Mob Psycho 100 es algo que merece ser disfrutado, o, mejor dicho, que merecemos disfrutar, porque pocas veces se encuentra algo tan bien hecho. Su estilo tal vez no sea para todo el mundo (especialmente su comedia), pero si conecta contigo, se volverá inolvidable. En España, el manga lo ha publicado Editorial Ivrea, y el anime se encuentra disponible en Crunchyroll. Estáis tardando.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page